Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'The wilds (temporada 2)': la familia y un grupo (anodino) más

Se agradece el reencuentro con las náufragas de la primera entrega, pero sus análogos masculinos resultan menos fascinantes

El (mejor) grupo de supervivientes de ’The wilds’. Prime Video

The wilds (temporada 2) ★★★

Creadora: Sarah Streicher

Dirección: Alison Maclean, Nima Nourizadeh, Ben Young y otros

Reparto: Charles Alexander, Sophia Ali, Shannon Berry, Zack Calderon

País: Estados Unidos

Duración: 60 min. (8 episodios)

Año: 2022

Género: Drama de aventuras

Estreno: 6 de mayo de 2022 (Prime Video)

Casi un año antes de 'Yellowjackets', llegaba a nuestras pantallas otra serie sobre un grupo de chicas que sufría un accidente de avión e iba a parar a un lugar inhóspito y salvaje donde el peor enemigo, sea como sea, solía estar entre ellas mismas. 'The wilds', creación de Sarah Streicher (excomponente del equipo de 'Daredevil'), no tuvo una acogida tan sonada, pese a combinar igual de bien los puros escalofríos de género y el retrato psicológico de varias mujeres en puntos de no retorno

Pero se formó culto suficiente a su alrededor para justificar una segunda temporada. ¿Y… menos mal? Cuidado con lo que deseamos: la interesante revelación al final de la primera entrega (además de una isla de chicas, había una de chicos, a los que tampoco les había ido excesivamente bien en el extraño experimento detrás de todo esto) ha desembocado en una temporada francamente inferior a la primera. La culpa es de los chicos, como sucede a menudo en esta vida.

Uno de los placeres de la primera temporada fue descubrir a ese grupo de actrices con apenas o ninguna experiencia, salvando Sophia Ali. En la segunda se vuelve a jugar esa carta y se pone al frente del reparto a caras frescas, pero estos jóvenes actores no tienen el mismo carisma, o quizá sea que los personajes que les ha tocado encarnar carecen de envergadura, o quizá no hay tiempo para darles este relieve: son ocho episodios en lugar de diez y muchos más personajes a los que atender.

Quedan retratos algo superficiales de Josh (Nicholas Coombe), un adolescente hipocondriaco, de familia rica, que no viaja sin medicamentos y suplementos; los mejores amigos Bo (Tanner Ray Rook) y Scotty (Reed Shannon), contemplativo el primero, aspirante a empresario de lista Forbes 400 el segundo; el irascible jugador de lacrosse Kirin (Charles Alexander); el exboy scout de pesadumbre emocore Henry (Aidan Laprete) y su hermanastro, carismático Seth (Alex Fitzalan); el aspirante a dramaturgo Ivan (Miles Gutierrez-Riley) y el sensible Rafael (Zack Calderon), de origen mejicano, al que toca decir una de las frases más predecibles en una serie heredera de 'El señor de las moscas': "Queríamos ser hombres, pero la verdad es que algunos de nosotros nos estábamos convirtiendo en monstruos".

Mucho más productivo y emotivo es el reencuentro con las chicas, a las que recuperamos tras el ataque de tiburón sufrido por la nadadora Rachel (Reign Edwards) y su hermana Nora (Helena Howard), quien murió tratando de salvar a la primera. Siempre pendiente del bienestar de todas, no tanto del suyo propio, Dot (Shannon Berry) se ocupa, por supuesto, de cauterizar la herida de Rachel. Las espirales mentales de Leah (Sarah Pidgeon) no tienen fácil solución, mientras que la religiosa Shelby (Mia Healey) y la atlética Toni (Erana James), o la maravillosa entidad Shoni, como se dirige a ellas Fatin (Ali), han encontrado su salida la una en la otra. La antaño titubeante Martha (Jenna Clause) también pasa por sus propios cambios: ahora quiere ser la cazadora del grupo.

 

Incluso en sus momentos dramáticamente más inertes (lo sentimos, chicos), 'The wilds' sigue siendo una serie dirigida con pulso cinematográfico: en esta temporada repite la poco prolífica Alison Maclean ('Jesus' son') y se une al equipo el gran Ben Young (autor del turbador thriller de secuestro 'Hounds of love'). Que la música todavía sea obra del maestro synth Cliff Martinez (habitual de Steven Soderbergh y Nicolas Winding Refn) solo añade fascinación emotiva

Compartir el artículo

stats