Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias

Jean Reno en Candás, un asunto muy privado

El actor rodó escenas en horario de tarde y noche para la serie de Amazon, que ha blindado el set

Jean Reno en Candás, un asunto muy privado LNE

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Jean Reno en Candás, un asunto muy privado David Orihuela

El juego de palabras es sencillo. El actor francés de origen marroquí y padres andaluces Jean Reno participa en Candás en el rodaje de una serie para Amazon. El título es “Un asunto privado” y la productora se lo ha tomado al pie de la letra, tanto que los vecinos de la villa marinera permanecen ajenos a lo que está ocurriendo en las cocheras de Feve de la capital de Carreño.

En cada cruce de Candás hay carteles que señalan el camino hacia el set y hacia algo que se denomina “procesos”. Dos mujeres los miraban ayer en el entorno del parque de Les Conserveres. “Será algo de una carrera ciclista”, decía una de ellas mientras intentaban explicarse qué era aquello de “procesos”. Pues es el lugar en el que se hacen los distintos procesos del rodaje, como vestuario y maquillaje de extras. Esta división de la productora ha tomado un restaurante de las afueras de Candás para hacer su trabajo.

Nadie en la villa ha visto a los actores. Apenas algún coche con un cartel en el que se lee “vehículo de rodaje”. Ni siquiera en las terrazas del muelle o de la calle Braulio Busto se veía ayer, con un magnífico día de sol, a personal de producción, técnicos o personas identificables como del mundo del cine o la televisión.

El Ayuntamiento de Carreño se ofreció a colaborar en lo necesario, pero la productora y su matriz, el gigante Amazon, son autosuficientes. Tan solo han requerido los permisos para cerrar la parte final de la carretera que bordea el parque de la Fuente de los Ángeles. Al final de esa vía está el famoso set, el Transcantábrico, donde se están rodando las escenas.

No hay revuelo en las calles, no hay curiosos buscando actores. Pero allí están, trabajando con una discreción absoluta, casi obsesiva. Jean Reno llegó al rodaje, al tren, al filo de las seis y media de la tarde. Se instaló en una autocaravana justo al lado del Transcantábrico. A los pocos minutos salió del vehículo, accedió al rodaje y allí estaba previsto que se quedase hasta las diez de la noche. El martes el trabajo se había prolongado hasta las once, más allá del toque de queda. Eso sí, no incumplen nada, están trabajando.

En la misma zona, en otra autocaravana, se dejaron ver otros dos de los actores de la serie, Aura Garrido y Gorka Otxoa. No hubo fotos con los pocos seguidores que se habían acercado hasta allí. Un lacónico “ahora no, están trabajando” fue suficiente.

Esa es la tónica del rodaje. El set está escondido tras la estación de tren. No es un rodaje de calle en el que los vecinos se agolpan para ver a los actores famosos. Un lugar tremendamente discreto, al que solo llega una pequeña carretera vecinal que ahora está cerrada. Lo más visible eran las carpas del catering para los trabajadores, que se instalaron a la entrada del parque de la Fuente los Ángeles, un lugar al que no se podía acceder en coche desde el aparcamiento del Molín.

No podían haber elegido mejor título. Todo lo que ocurre estos días en Candás es “un asunto muy privado”. Los candasinos ya verán a los actores en la tele.

Compartir el artículo

stats