Aunque ya habían desarrollado un interesantísimo proyecto vinculado al enoturismo en sus antiguas instalaciones de La Font de la Figuera, Bodegas Arráez plantea ahora una experiencia fuera de las pautas tradicionales asociadas a la cultura del vino.

La suya es una propuesta que explora el lado más “canalla” de aquellos que buscan vivir una inmersión vinícola íntegra alejada de los encorsetados formatos de las visitas más tradicionales. La visita gira sobre a su nueva bodega, ubicada en el paraje Císcar, a pocos metros del casco urbano de La Font de la Figuera e inaugurada hace alrededor de un año.

El diseño de las instalaciones y la distribución de los espacios ha sido supervisada por el enólogo Toni Arráez, que ha buscado en todo momento generar espacios amplios y diáfanos para optimizar los trabajos de bodega y adecuar cada estancia para que la visita resulte didáctica y entretenida.

Bodegas Arráez, filosofía 'slowine' para disfrutar del vino. ED

Filosofía 'slowine'

A pesar de su imagen dinámica y desenfadada, en la nueva bodega de Arráez el tiempo parece detenerse. La visita se basa en la filosofía slowine, por lo que los visitantes pueden disfrutar de una jornada plena de emociones y sensaciones de manera pausada disfrutando a cada paso, a cada trago de vino, de esa forma de vivir el enoturismo que sólo se puede palpar en Bodegas Arráez

La visita tiene una duración aproximada de una hora y media, aunque suele prolongarse más, sobre todo una vez que los visitantes llegan a la parte final en la sala de cata y la terraza con piscina y se disponen a disfrutar de sus vinos.

La aventura comienza revisando el exterior de la nuevas instalaciones, donde el equipo de la bodega explica las particularidades arquitectónicas de la bodega, cuyo entramado simula desde el cielo la figura de una botella. Las fachadas son del mismo color de la tierra que la rodea, integrándose al paisaje como un camaleón. La bodega cuenta con el certificado de alta eficiencia energética gracias al diseño y los materiales empleados en su construcción.

Una vez dentro de bodega, el recorrido se inicia en la zona de recepción de la uva, donde se explica los procesos de selección de racimos y uvas realizados tanto a pie de viña como en la mesa vibratoria ubicada en la bodega. De ahí, el visitante atraviesa la zona de depósitos, un espacio interior de iluminación natural decorado con obras hecha por el artista valenciano Eduardo Bermejo.

Dos mujeres degustando el vino 'Mala vida', de Bodegas Arráez, en sus instalaciones. ED

El siguiente punto de la visita se encuentra a tres metros bajo tierra, en un espacio diáfano, de luz ténue y temperatura y humedad constante donde descansan los vinos más expresivos, aquellos que reflejan no solo las cualidades del terruño y la zona, sino también las características de algunas de las variedades de uva autóctonas con las que trabaja Toni Arráez y su equipo de enólogos para producir sus vinos más personales.

Tras visitar la planta de embotellado, el recorrido finaliza en la sala de catas y la terraza anexa, donde los visitantes tienen la oportunidad de catar tres de los vinos de Bodegas Arráez acompañados por una selección de embutidos locales que armonizan a la perfección con estos vinos mientras se disfruta de la música ambiental y las vistas que ofrece un espacio pensado para que los visitantes puedan degustar con toda comodidad los vinos de una de las bodegas que más y mejor ha evolucionado en los últimos años, consolidando un proyecto accesible para todo aquel que quiera disfrutar el mundo del vino sin complejos.

Visita a Bodegas Arráez

  • Cuándo. Fines de semana previa reserva. Posibilidad de visitas de lunes a viernes concertadas con anterioridad
  • Lo que no puedes perderte. La sala de catas y la terraza, donde se pueden degustar los vinos en un entorno pensado para el disfrute de los visitantes
  • Precio. 24 euros
  • Qué incluye. Un paseo por los viñedos que rodean de las instalaciones, contemplando la peculiaridad arquitectónica de la bodega. Recorrido por la sala de vendimia, nave de depósitos, sala de barricas y planta de embotellado. Cata de tres vinos acompañados de una selección de embutidos de la zona. Botella de vino y copa serigrafiada de regalo
  • Contacto y reservas. Llamando al teléfono 962 290 031 o a través de su página web.