Dominio de la Vega es una de las bodegas elaboradoras de cava de Requena con mayor experiencia y trayectoria. Fue fundada en 2001 por un grupo de profesionales que anteriormente habían fundado Torre Oria, precursora en la elaboración de cavas en Requena.

Desde su origen, la bodega ha creado algunos de los cavas valencianos más prestigiosos, como su reconocido Dominio de la Vega Brut Reserva Especial (popularmente conocido como el etiqueta amarilla), que en los principios de los años 2000 fue reconocido en dos ocasiones como el mejor de España.

Tras varios años produciendo cavas de guarda y reservas, hace algo más de una década la compañía decidió dar un giro de tuerca a su proyecto, presentando una interesantísima colección de espumosos que actualmente se comercializan tanto en el ámbito nacional (con notable presencia en zonas del sur de España) como fuera de nuestras fronteras, principalmente en Europa.

Así, Dominio de la Vega comercializa en la actualidad una gama de cavas reservas que arranca con «Esencia», un semi-seco reserva; «Expression», un brut reserva; y «Authentique», un brut nature reserva; todos ellos con el denominador común de la frescura y frutosidad.

El Dominio de la Vega Brut Reserva Especial ha sido considerado en dos ocasiones como el mejor cava de España

Por encima de estas referencias, la bodega produce cuatro nuevos cavas: el ya citado «Dominio de la Vega Brut Reserva Especial», el «Dominio de la Vega Brut Rosé Reserva Especial», elaborado con uvas de la variedad Pinot Noir; el «Dominio de la Vega Pinarejo Cuvée Prestige», un Brut Nature Reserva hecho con uvas de Chardonnay y Macabeo; y el exclusivo Blanc de Noir «Cerro Tocón», elaborado según la técnica de los champagnes franceses para producir un espumoso blanco a partir de uvas tintas de Pinot Noir, y del que apenas se producen un millar de botellas.

Pero más allá del lanzamiento de estas nuevas etiquetas, la remodelación de su gama de cavas supuso para Dominio de la Vega la escenificación de su compromiso por la diferenciación y la exclusividad, ya que desde ese momento la compañía ya no elabora cavas considerados jóvenes (con menos de quince meses de crianza en rima), y toda su producción sale de las instalaciones con la calificación de «reserva» lo que garantiza al consumidor que todas las botellas de Dominio de la Vega han descansado un mínimo de quince meses en las cavas de la bodega.

En la actualidad Dominio de la Vega trabaja sobre un proyecto en el que la ecología y el respeto por el entorno juegan un papel fundamental. De este modo, la compañía que preside Emilio Expósito pretende posicionarse en la élite nacional tanto por la calidad de los cavas que elaboran como por su compromiso con el medio ambiente y la exclusividad.

En breve la bodega presentará en sociedad las líneas maestras de ese nuevo proyecto en el que los cavas tienen un notable peso específico.