Para Cavas Marevia, la apuesta por lo ecológico va más allá de una estrategia para conquistar nichos de mercado en todo el mundo. La bodega desarrolla un proyecto en el que el respeto al entorno y la eficiencia cobran un significado especial. En sus instalaciones de Requena han implementado sistemas de eficiencia energética para poder trabajar en modo de autoconsumo, y la práctica totalidad de la uva que entra cada vendimia en sus instalaciones procede de viñedos de Requena cultivados bajo pautas ecológicas.

La Familia Hervás al frente

Fundada hace más de una década y dirigida por la familia Hevia, con una trayectoria en el mundo del cava de tres generaciones, Cavas Marevia es la nueva denominación de la antigua Unión Vinícola del Este, heredando su vocación exportadora y «liderando» la producción de cavas en el término de Requena con millones de botellas anuales que se comercializan en mercados de los cinco continentes. El término ‘Cavas’ enfatiza la dedicación de la bodega a la elaboración de vinos espumosos de alta calidad, mientras que ‘Marevia’ evoca la esencia del mar y la tierra, combinando dos elementos fundamentales para el cultivo de las uvas y la creación de cavas únicos, así como del apellido Hevia.

La gama más reconocida

Su gama de cavas más reconocida es Vega Medién, una línea de espumosos elaborados con el método tradicional que destacan por su frescura, armonía y sedosidad en boca. La colección cuenta con cuatro referencias, todas con una crianza mínima de nueve meses y con el sello oficial de producción ecológica. Además del clásico semi-seco cuentan con un brut (premiado en los principales concursos de todo el mundo) un brut nature y un goloso rosado, este último elaborado con uvas de Garnacha.

Uno de los murales de la bodega Marevia. V. M.

Junto a los Vega Medién, la bodega elabora un blanc de noir bautizado con el mismo nombre de la bodega, Marevia. Se trata de un cava de Chardonnay y Pinot Noir brut reserva con más de quince meses de crianza en rima. Con este mismo sello la bodega también elabora un blanco de Chardonnay con 6 meses de crianza del vino base con sus lías y posteriormente 30 meses de crianza en rima.