Hace poco más de una década, Toni Arráez, tercera generación de esta saga de vinateros valencianos, decidió asumir las riendas del negocio familiar. Tras formarse en la Escuela de Viticultura y Enología de Requena, Toni se marcó como reto rejuvenecer la bodega, sus vinos y la manera de dirigirse al mercado, democratizando el vino de calidad entre perfiles de consumidores que hasta entonces no mostraban interés por este mundo del vino. Nacía así uno de los proyectos, Bodegas Arráez, que ha revolucionado el sector del vino valenciano con una puesta en escena que les ha permitido conquistar a un público que antes de la irrupción de la bodega apenas mostraba interés por el vino.

Mala Vida se ha convertido en toda una referencia de la Bodega Arráez. B. A.

Su primera creación fue toda una declaración de intenciones, el tinto Mala Vida, un vino fresco y fácil de entender elaborado con uvas de Monastrell, Tempranillo, Syrah y Cabernet Sauvignon con ocho meses de crianza en barrica de roble y con una puesta en escena que marcó el futuro inmediato bajo el concepto de vinos ‘canallas’. El lanzamiento supuso un éxito sin precedentes que permitió colocar a la bodega entre las más innovadoras. A partir de este concepto llegarían nuevas referencias como Bala Perdida, Vividor, Vivir sin Dormir o Cava Sutra, que han configurado una colección de vinos para disfrutar sin complejos en cualquier situación. La bodega ha añadido un nuevo miembro a la familia, Mala Vida Edición Limitada, un tinto con el que se conmemoró el décimo aniversario del nacimiento de Mala Vida y en el que Toni Arráez muestra su sensibilidad como enólogo con uvas tan arraigadas en la zona como la Monastrell y la Garnacha Tintorera.

Los Arráez, uno de los blancos protagonistas de la Noche del Vino. B. A.

El nuevo proyecto ya estaba consolidado, pero a Toni Arráez le faltaba un pilar que le permitiese dar rienda suelta a sus capacidades como viticultor y enólogo. Durante algunos años trabajó en silencio buscando viejas parcelas singulares en la Vall dels Alforins y acercándose a varietales que en otras épocas reinaban en la zona pero que estaban casi extinguidas en favor de castas foráneas cuyas uvas se pagaban mejor. La gama Los Arráez es el resultado de ese proyecto argumentado en variedades tan poco extendidas como Verdil o Arcos.

La Noche del Vino será escenario para que la bodega presente las nuevas añadas de la gama Mala Vida (el tinto, el blanco y el edición limitada) y DO de las etiquetas de la colección Los Arráez, los blancos Verdil y Malvasía, blancos que consolidan a la bodega entre las más interesantes tanto por el perfil de sus vinos como por la apuesta por uvas valencianas con las que reivindica el valor de una denominación de origen en contínua evolución.