A lo largo de las dos últimas décadas Pablo Calatayud ha dibujado una colección de vinos que definen a la perfección los bellos paisajes que componen los viñedos cultivados en el valle de Alforins. La bodega se mantiene fiel a la cita con la Noche del Vino de la DO Valencia, organismo que en la edición de 2022 le otorgó el premio al mejor proyecto de enoturismo principalmente por su particular manera de defender un territorio donde el vino tiene un papel fundamental.

Todo comenzó hace poco más de veinte años con Maduresa, un vino icónico que ha ido modificando su contenido añada tras añada, siempre buscando perfilar sus aristas y dotándole de la personalidad que transmite el terruño y el varietal. Junto a este tinto, otra referencia, Les Alcusses, completa la gama de vinos de perfil clásico de la bodega. En la categoría de vinos ‘antiguos’ se integran elaboraciones en las que se han recuperado viejas prácticas vitivinícolas, como el empleo de ‘cups’ o el uso de tinajas de barro para la crianza (Celler del Roure cuenta con una antigua ‘bodega fonda’ donde se han recuperado decenas de tinajas de barro soterradas). En esta colección figuran el blanco plurivarietal Cullerot y los tintos Parotet, Vermell y Safrà, todos con el denominador común de estar elaborados a partir de uvas autóctonas de Terres dels Alforins como la Mandó.

Vinos desarrollados por Pablo Calatayud. ED

La última línea de vinos que ha desarrollado Calatayud es ‘Les filles d’Amalia’, una línea de vinos que se argumenta principalmente en la variedad de uva Mandó. La gama incluye dos referencias: por una parte el rosado Les Prunes, un vino hecho a partir de uvas de la variedad autóctona Mandó vinificadas como si se fuese a elaborar un blanco. El resultado es un rosado de aspecto pálido y delicado, con intensos aromas de ciruelas y cerezas y frescor en boca. La otra referencia es ‘Les Danses’, también rosado y también de Mandó, pero en este caso elaborado bajo el método ancestral.

Al margen de sus vinos, el enoturismo tiene un peso fundamental en Celler del Roure, porque cada visita se convierte en un nuevo embajador de la causa y pone en valor un patrimonio paisajístico que trasciende el mundo del vino para convertirse en garante de una manera de entender la vida. Para poder visitar las instalaciones de la bodega y descubrir todos sus encantos es imprescindible formalizar previamente la reserva llamando al número de teléfono 635524504.