La baja presión en altura y aislada enclavada en el sur de Francia dejará lluvias torrenciales en aquella zona, que también se extenderán hacia Italia y Suiza. Sin embargo, las precipitaciones en nuestro territorio no se prevén abundantes durante el próximo episodio de inestabilidad atmosférica. Lo más destacable de la predicción meteorológica es que la borrasca favorecerá la entrada de vientos del noroeste fríos a la península Ibérica. Al mismo tiempo, las temperaturas máximas a partir del lunes bajarán alrededor de diez grados y será mucho más notable en las zonas de interior de la Comunidad Valenciana, donde las mínimas podrán descender hasta los cinco grados. A su vez, la cota de nieve en el Pirineo descenderá hasta los 1.200 metros la próxima semana.

mjpico@edicriteria.net