09 de octubre de 2010
09.10.2010

Embalsados

09.10.2010 | 02:42

Pedro de Silva

El proceso productivo es más o menos así: se extraen materias primas, devastando bienes naturales, se transforman en cosas, dejándolo todo perdido de residuos industriales, esas cosas son usadas un breve tiempo por la gente, hasta que acaban en el basurero, sustituidas por otras que sirven para lo mismo, pero son más novedosas o más a la moda. Así se explica que el mundo se vaya llenando de basura, que descansa en el mejor caso en balsas, vertederos, depósitos y, en el peor, directamente, en ríos, mares, tierra o atmósfera. Ni el Everest se libra de la basura, ni la estratosfera. Están, además, las basuras domésticas, que ocupan rincones de la casa, terrazas, trasteros y garajes. Con cada acto de consumo producimos un saquito de basura. Luego nos asustamos cuando una montaña de nuestra basura se nos cae encima, hasta que sacrificamos a algún culpable para quedar otra vez tranquilos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine