12 de octubre de 2010
12.10.2010

Resucitar dentro de un orden

Rafael Torres

12.10.2010 | 07:30

La policía de Chile no tiene otra cosa que hacer esta próxima madrugada, según parece, que tocarles las narices a los mineros sepultados según vayan saliendo, ojalá todos con bien, a la superficie. Uno a uno tendrán que estampar sus huellas dactilares para el correspondiente cotejo, a fin de dar por extinguidas las pesquisas policiales sobre su desaparición de la faz de la Tierra hace más de dos meses, y devolverles oficialmente, en consecuencia, su condición de vivos. O dicho de otro modo: mientras la atención del mundo se centraba en la mina San José, en cuyas profundidades se encontraban, absolutamente vivos, los 33 mineros chilenos, y se urdían planes de rescate, y se instalaba una perforadora gigantesca, y los medios de comunicación acampaban junto a los familiares en las inmediaciones, y las televisiones emitían las imágenes y las voces de los hombres atrapados en su remota topera, la policía «investigaba» su desaparición y les daba, cosas del subconsciente policial tal vez, por eventualmente muertos, de suerte que, cuando salgan, tendrán que tocar el piano para demostrar que están vivos y que son, efectivamente, ellos.
Los psicólogos han advertido a los mineros de que, en tanto el tiempo estuvo congelado para ellos en las entrañas de la tierra, en la superficie ha seguido corriendo, y que por ello deben precaverse de los cambios que hallarán en el mundo que dejaron. Las familias que les idealizaron (la memoria es así) durante su enterramiento, tornarán a encontrarse con la realidad, más su deterioro por el largo y traumático suceso. Verán los mineros, según sus ojos se aclimaten a la luz del día, esposas exhaustas e hijos desconocidos, o asustados, o cargados de reproches. Otros, habrán de retomar su soledad, mucho más espantable y amarga que cuando la dejaron. Muchas cosas habrán cambiado, pero una no: la inhumana estupidez de la burocracia.
Cuando salgan, y resuciten a la tierra, y se cieguen con el sol del desierto, habrán de imprimir, antes aun de asimilar que están vivos, sus huellas dactilares en una tarjeta policial. Arriba, las cosas siguen siendo así.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine