11 de enero de 2012
11.01.2012

Bragas socialistas

Emili Piera

11.01.2012 | 06:30

Por si alguien lo duda, afirmo que el pueblo soberano puede equivocarse lo mismo que un consejo de premios Nobel o que el más avanzado dispositivo cibernético. La inteligencia artificial es un derivado de la natural (cuando existe). Se equivoca, además, con el agravante de hacerlo en cuadrilla. ¿O no eran pueblo esas turbas que en Italia quemaron un asentamiento de gitanos sólo porque a una niñata se le ocurrió decir que uno de ellos la había violado? Luego se comprobó que la chica había tenido un desliz con su novio y temía, con razón, que sus padres integristas —integristas del himen— no le hallaran el virgo en perfecto estado de revista. La pureza
—sea lo que sea tal cosa— no puede residir en ningún punto de las cañerías ginecológicas, como si fuera una bacteria o un hongo, a ver si se nota que esto es Europa.
Ahora nos dicen los desahogados de las empresas de sondeos y demoscopias que la mayoría del electorado está contra la congelación del salario mínimo y la subida de los impuestos, pero votaron a Mariano Rajoy. Había precedentes: antes les parecía más fiable Rubalcaba, pero votaron al sospechoso. Sin contar que Rubalcaba dijo, en campaña, que haría lo que se supone que debía de haber hecho cuando estaba en el gobierno. ¿Se pueden tener ideas contrarias y mutuamente excluyentes a la vez y no estar loco? Antonio Machín diría que sí. Pero es que a Rubalcaba lo votaron poco, en lo que se ve, al fin, algo de coherencia.
He leído lo que dicen Rubalcaba, Carme Chacón y hasta el alcalde de Toledo, Emiliano García Page, una joven promesa. A ninguno de los tres les he oído formular algo parecido a una alternativa y lo más cercano al partido único, ya existe: es el PP. Y no es que uno pida la revolución como en su loca juventud, pero sí castigos ejemplarizantes a unos cuantos chorizos bancarios, inmobiliarios y políticos, un programita (no vayan a deslomarse) social y, lo más difícil, un poco de lencería casta para las finanzas desbragadas que tienen unos papás muy livianos, no como la italiana del cuento malvado que contaba al principio.

empica5@yahoo.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine