CÓMO LO VEN

Sueño americano en crisis. Robert Samuelson, comentarista de The Washington Post, afirma que los políticos norteamericanos no deben apelar más al sueño americano. En un contexto de débil recuperación, la promesa de fe en el progreso, igualdad de oportunidades, consolidación de una clase media estable, propietaria de su vivienda y unos hijos viviendo mejor que sus padres queda fuera de lugar. Los efectos de la crisis financiera desatada en 2007 se notarán durante años.

Polonia deja de ser una isla. Polityka advertía de que está llegando a su fin la excepción polaca (en pleno crecimiento, mientras Europa padece la crisis). El aumento del PIB, inferior este año al 4%, equivale a una recesión en Alemania (al tratarse Polonia de un país en desarrollo). En todo caso, esta economía tampoco podrá aprovecharse de los flujos europeos (ya que los nuevos proyectos que deberán financiarse con las ayudas de la UE llegarán en 2015), por lo que se urge a un cambio de modelo, menos basado en costes salariales bajos.

CÓMO NOS VEN

Rajoy ante la secesión. Bloomberg opinaba que Rajoy tenía dos (malas) opciones ante el desafío de Artur Mas: o acepta la demanda de mayor autonomía fiscal por parte de Cataluña (arriesgándose a una protesta generalizada del resto de autonomías) o mantiene su negativa a cualquier concesión hacia Mas, lo que inflamaría el independentismo catalán. Según Reuters, la posición de Mas supone una respuesta defensiva ante la voluntad de limitar el poder autonómico por parte del Gobierno de Rajoy.

Crece el hambre con la austeridad. Por otro lado, The New York Times ofrecía un sombrío panorama (con una galería fotográfica en blanco y negro) ante las repercusiones de la crisis económica en España. Con ejemplos de gente buscando en contenedores de basura o víctima de desahucios, se citaba a Cáritas para afirmar que el hambre afectaba a más de un millón de españoles (el doble de personas que antes del inicio de la crisis, en 2007), tras adoptarse incontables medidas de austeridad.