Nuestra legislación de aguas define las zonas inundables como aquellas que pueden ser afectadas por una inundación con «período de retorno» de 500 años. Esto es, cada quinientos años una zona inundable puede recibir, al menos, dos grandes episodios. En varios foros he venido comentando que este parámetro estadístico no termina de ser válido para designar las zonas con riesgo de inundación en nuestro país, especialmente en las áreas del litoral mediterráneo y en el archipiélago canario. La realidad es tozuda y se empeña en demostrar que una localidad situada en la costa mediterráneo sufre inundaciones importantes con «retornos» inferiores a 50 años, e incluso menores. En la ciudad de Alicante, por ejemplo, según el análisis de la estadística pluviométrica reciente, se produce un episodio fuerte de inundación cada 15 años, aproximadamente. Ni quinientos, ni cincuenta€ cada quince años. Octubre de 1966, fuertes lluvias y riadas que se llevan por delante la barriada de las casas de la Renfe, situadas junto al barranco de San Blas; varios millones de pesetas en pérdidas. Octubre de 1982, la famosa «gota fría» que causó pantanada de Tous tuvo su réplica en la ciudad de Alicante. Destrozos millonarios en muchos barrios de la ciudad y de su término municipal. Es la inundación que puso en evidencia, de manera manifiesta, las carencias de Alicante para afrontar grandes trombas de agua. Y finalmente, -de momento-, septiembre de 1997; la última gran inundación en la ciudad. Apenas se había hecho nada para mejorar la situación vivida quince años antes y, de nuevo, la tragedia se adueña de su trama urbana. Eso sí, se sumaba una nueva zona de riesgo en la ciudad (Playa de San Juan). Quince años después, la ciudad se ha preparado con un costoso Plan Anti-inundaciones, aunque nada quita que la precipitación, en un nuevo episodio, pudieran superar el umbral máximo registrado hasta ahora (270 l/m2 en 24 h.) y en ese caso la efectividad de las obras realizadas sería menor porque no están diseñadas para recibir cantidades de agua mayores que las registradas hasta ahora. ¿He dicho quince años después?...

jorge.olcina@ua.es