No dejan de sorprenderme las declaraciones hace unos días del grupo parlamentario Izquierda Plural, sosteniendo que «la situación actual es consecuencia de la ruptura del pacto constitucional del Estado con Cataluña». Ante tan lamentables declaraciones, tengo que decir que la continuidad de España debe defenderse ante todo con convicción y valentía. La voluntad de los ciudadanos de Cataluña forma parte constitutiva de una comunidad política superior sobre la que debemos decidir todos.

¿Puede considerarse la secesión un derecho? El llamado «derecho a decidir» para plantear la secesión de una parte del territorio español no es un derecho; puede ser un deseo, una aspiración o una reivindicación política, pero nunca un derecho. Es un eufemismo inventado por los nacionalistas para avivar la llama de la autodeterminación. Por lo que estamos ante una reivindicación política y una cortina de humo para tapar las incompetencias del Gobierno actual de Cataluña así como sus casos de corrupción.

Por tanto, el «derecho a decidir» de los ciudadanos que residen en Cataluña existe y se respeta, exactamente igual que el derecho a decidir del resto de los ciudadanos españoles, con las mismas garantías y con las mismas condiciones que establece para todos nuestro marco legal. Nuestra Constitución tan sólo reconoce un sujeto soberano, el pueblo español. Por lo tanto, su declaración de soberanía es inconstitucional. Los caprichos independentistas de algunos políticos, que no de la mayoría del pueblo, al que siempre apelan con los mismos argumentos: que son una nación histórica, que pagan más de lo que reciben, etcétera. Argumentos que no se sostienen por ningún lado.

Tergiversar la historia no conduce más que a mantener a un pueblo en la ignorancia y en una falsa realidad, que es lo que hace CiU. Diciendo que «Cataluña es una de las naciones más viejas de Europa». El nacionalismo catalán quiere construir una historia que es la que le hubiera gustado que fuera y nunca fué. Nunca han sido un reino y mucho menos una nación como suelen argumentar ellos.

Espero que el Gobierno del PP deje a un lado su política de no hacer nada y esconder la cabeza y actúe como tiene que hacerlo, con una actitud férrea y siempre defendiendo los intereses de España y de todos los españoles. Es necesario afirmar y reconocer, que nuestro presente es expresión y resultado de nuestra historia. Que somos tal como la historia nos ha hecho y, por ello, en la realidad del presente está la huella de los acontecimientos históricos que nos han traído hasta aquí. Reivindico el derecho que tenemos todos los españoles a decidir sobre muestro país y me niego a que unos interesados como CiU y otros tantos oportunistas como PSC (PSOE mientras no se diga lo contrario) secuestren mi libertad y mi derecho como valenciano a decidir cómo quiero que sea el país donde vivo.

? Vicepresidente nacional de Centro Democrático Liberal