18 de noviembre de 2013
18.11.2013

En corto Pedro de Silva

18.11.2013 | 05:30

Pedro de Silva

Puede que la historia del arte no la recoja, y la escena, en su concepto artístico, acabe devorada por la noticia, pero la instalación compuesta por el mausoleo de Lenin y, a poca distancia, el cuerpo desnudo de Piotr Pavlenski con su escroto clavado a los adoquines de la plaza Roja tiene una potencia expresiva y simbólica que, para mí, la convierte en la obra del año. El motivo de la protesta, y hasta la intención del artista, sería lo de menos, dicho sea con todo respeto a la nobleza de la causa. El diálogo entre el cuerpo momificado de Lenin, protegido por el mármol clasicista del monumento, y el cuerpo vivo y vulnerable de Piotr es una alegoría plástica del poder del Estado y el del individuo, de la intensidad de algunos lugares, que nos clava a ellos, pero también de la extraña voluntad del ser humano por tomar estado en la conciencia de otros, para que la corriente no nos lleve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine