Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Y mañana qué?

Vale. Ya tenemos de nuevo el cacao montado. Olvídense de todo lo andado hasta ahora dando eses pero andando y piensen en el futuro? en mañana sin ir más lejos. La puesta en escena de Newcoval (viejo plan trazado por Bankia, Aedifica y Manuel Llorente? aunque el Valencia quedaba fuera del negocio) reclamando cerca de noventa millones de euros ha supuesto, más allá de valoraciones y de partidismos, un golpe muy serio al proceso de venta de la mercantil.

Frenazo de Lim

Obviamente Peter Lim ha frenado la operación a la espera de que el personal se aclare y ya que está dispuesto a comprar el Valencia sepa cómo lo compra, a quién se lo compra, a qué valor real y con cuantas cargas. Mientras tanto lo que conviene es mirar a izquierda y derecha (mucho más a derecha que a izquierda en este caso? aunque una ojeada a la izquierda tampoco está de más, por su inmovilismo ante la chapuza y el negocio rastrero) buscar a los responsables que tienen al club en un sin vivir, señalarles con el dedo, que saquen la cabeza de su trinchera y se pongan a arreglar este desaguisado que toca la fibra a miles y miles de valencianos.

Los cañonazos

Yo creo que el Consell no está midiendo bien el alcance del «marrón» popular en el que se ha convertido el Valencia. Piensen que todo lo que está sucediendo parte de una trama urdida por dos expresidentes de la Generalitat (Olivas y Camps) y rematada con escasa vista y excesivo nervio por otro president de la Generalitat, don Alberto Fabra. Si no estuviera Aurelio Martínez de por medio todas las miradas deberían enfocarse a nuestros entrañables políticos «populares». ¿Llorente? A Llorente lo pusieron entre Bancaixa y el Palau, entre Olivas y Camps, y por tanto el punto de mira de sus cañonazos (digo de los de la afición valencianista), más que apuntar a Llorente o Granell (Aedifica) deberían hacerlo apuntando a los padres de la criatura: Olivas, Camps y Fabra.

¿Y ahora?

No me pregunten que va a pasar en el futuro? no soy adivino. Si sé que al igual que les pasa a ustedes, sufro. Y lo veo todo tamizado por un filtro oscuro que no me gusta nada. Salvo se atrinchera en el Consejo? ¿pero tiene suficientes recursos para aguantar él sólo la embestida? Pues no, naturalmente que no. Yo si fuera Salvo me iría hoy sin dilación para que intervenga la Generalitat. Pero en esta ocasión, a ser posible, que intervenga bien, con cabeza, certeramente, sin medias tintas ni pegando bandazos. Y sí, si la Generalitat vuelve a meter la pata con el Valencia eso le va a suponer un desgaste tremendo. Perderán votos y más votos y más votos?

Compartir el artículo

stats