Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gamberradas de verano

Mucho tendrá que mejorar Todo va bien para consolidarse en la parrilla de Cuatro y ser algo más que una gamberrada de verano. Compite en una de las franjas más disputadas de la televisión: el acces prime time, entre el informativo y el plato fuerte de la noche, donde triunfan El hormiguero de Pablo Motos y El intermedio de Wyoming. Ardua tarea.

La apuesta consiste en trasladar parte del éxito de un formato radiofónico a la televisión. Algo que, por cierto, consiguió Pablo Motos con la ayuda de Trancas y Barrancas. En este caso es Xavi Rodríguez quien salta a la televisión con ingredientes del programa de Los 40 Principales Anda ya. Lo hace en directo y con público, aunque hay tantas risas que parecen enlatadas. Le acompaña Edurne, una de las pocas triunfitas que ha conseguido sobrevivir a OT. Se empeñan en que sea la copresentadora sexy, aunque no le va el papel. Si El hormiguero es familiar y El intermedio es político, Todo va bien busca al público joven.

Las imitaciones y las bromas pesadas vienen del formato radiofónico y algunas funcionan bien. Probablemente jugarán la baza de usar imágenes de Telecinco, la cadena hermana. Lo peor: pobres entrevistas y un grupo de colaboradores aún por encajar. No faltan guiños a las redes sociales y bromas sexuales, aunque a Dafne Fernández no le hizo gracia. La actriz del Chiringuito de Pepe fue la primera invitada, junto a sus compañeros Jesús Bonilla y El Langui. Por autobombo de las cadenas no será. A la guapísima de la serie le preguntaron por sus portadas de revista con poca ropa y contestó que quiere seguir otro camino. Hubo de justificarse por salir en bikini en todos los capítulos. Exigencias del guión.

Compartir el artículo

stats