Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El derecho a decidir

Yo estoy totalmente a favor del derecho de decidir, pero es, como todo, cuestión de tiempos. ¿Cada cuánto hay que decidir algo? Técnicamente nada impediría, en seguida, que se tomaran las decisiones en tiempo real en las redes, a través de las que en cuanto se produzca la extinción vegetativa de los que aún no están en ellas todo el mundo podría opinar. De este modo, por ejemplo, una mañana soleada (o lluviosa, según gustos) el cuerpo le pediría al cuerpo electoral formar parte de una república confederal, y otra lluviosa (o soleada, según gustos), formar parte de una monarquía unitaria, una monarquía confederal o una república unitaria. La ventaja de todo ello es que la gente dejaría por fin de pasarse el día contándose chorradas a través del espectro, y de paso las instituciones pasarían a ser un tanto espectrales. La ventaja adicional es que los de cierta edad no lo veremos.

Compartir el artículo

stats