16 de octubre de 2014
16.10.2014

¿Por qué elegir?

16.10.2014 | 04:15

La lectura de los trabajos finales de algunos alumnos del «Máster Universitario en Planificación y Ordenación de los Riesgos Naturales», que propone el Instituto Interuniversitario de Geografía de la Universidad de Alicante, concretamente la de algunos de los que he tenido la suerte de evaluar, me ha demostrado que el máster ha sido útil y que ha dado frutos variados pero muy interesantes. Es habitual que nos pongan en la necesidad de elegir entre progreso y respeto al medio ambiente. En ocasiones, en el tema de los riesgos naturales, se plantea la falsa disyuntiva de elegir entre el desarrollo económico y la posibilidad de que un evento natural más o menos extraordinario ocasione pérdidas económicas y, lo que es peor, víctimas. Roman Aldeguer, en su trabajo fin de Máster «La peligrosidad a partir de lluvias de gran intensidad horaria en la cabecera de los cauces del Monte Coto. ¿Yacimiento de riqueza o peligrosidad?», plantea muy bien esta cuestión. El municipio alicantino de La Algueña padece la expansión descontrolada de los escombros de una cantera situada en el vecino municipio de Pinoso. Estos escombros han bloqueado no sólo el cauce del barranco que pasa después por el núcleo urbano de La Algueña, sino que invaden el canal que pretendía derivar el agua a otro barranco no urbano y que se hizo para salvaguardar al municipio tras las lluvias torrenciales de 1989. Una de las conclusiones más interesantes es que muchos habitantes del municipio afectado, aunque reconocen el peligro que se cierne sobre ellos si se vuelve a dar una precipitación torrencial como aquélla, no se acaban de atrever a exigir soluciones porque creen que iría contra una actividad económica de la que dependen muchas familias. La cuestión es por qué hay que elegir, por qué no se pueden dar a la vez desarrollo y seguridad. En Biescas, un informe que desaconsejaba la ubicación de un camping en la salida del cauce del Barranco del Arras no se tuvo en cuenta porque iba contra el desarrollo turístico del municipio, y luego todos sabemos lo que pasó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook