Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ací no es manipula res"

La televisión que Rus quiere poner en marcha en enero con tres millones de euros de dinero público a seis meses de las elecciones es un auténtico disparate que evidencia que las formas caducas de hacer política siguen vigentes. Tras la gestión partidista y caciquil de Canal 9 y su traumático cierre seguido de la estrepitosa caída del imperio valenciano, al presidente de la diputación no se le ocurre otra cosa que sacar una televisión personalista sufragada con el superávit de la institución provincial. Alfonso Rus debe de pensar algo así: «Como mi gestión económica al frente de la diputación me genera excedente, pues ese dinero me lo gasto en La Dipu TV porque puedo, quiero y además le doy a mi gente una televisión en valenciano que hable de nuestras cosas: la "pilota", "els bous", la música, las bandas, la gastronomía y lo que se tercie; que las elecciones son dentro de seis meses, no tiene nada que ver; además la tele me la han pedido alcaldes de mi partido porque echan en falta un canal que difunda la terreta; y doy mi palaba de que "ací no es manipula res", no como en Canal 9, donde por cierto yo apenas salía, quizás porque soy bajito; y además es barata porque tendrá 30 trabajadores y no como RTVV que tenía 800 y 70 millones de presupuesto; los valencianos lo que necesitan es una televisión "de veritat" e independiente: TeleRus». Hasta aquí, la fabulación del pensamiento del presidente de la diputación en un contexto de tragedia económica y social que está infligiendo un castigo extremo a los ciudadanos. Si quiere seguir jugando a soldaditos, que lo haga, mientras tanto los indignados ilustrados con vocación política se frotan la manos, porque además ellos sí que se mueven como pez en el agua en las televisiones.

Compartir el artículo

stats