Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecos de luz con Carlos Haro

Dos años después de su último desfile „sin contar colaboraciones esporádicas„ la nueva colección se presentó en La Rambleta bajo ese poético título.

Carlos Haro es un firme valor en la moda, y no sólo en Valencia, aunque aquí „en Aldaia, donde se ubica su taller„ persisten sus raíces y sus inicios en la profesión. Digo «no sólo en Valencia», porque Haro ha ensanchado su radio de acción, que ahora abarca un estudio en Alcalá de Henares, donde se desplaza cada quince días para atender a una importante clientela de allí, de Madrid, Guadalajara y otros lugares, que acuden a Alcalá en pos del buen arte del diseñador. Como él explica: «Lo que hago ahora es para una mujer y un momento concreto. Ya no me vale crear moda sin más, sino con un objetivo determinado». Y es que todo ha cambiado bastante. Si hace unos años se pensó que el prêt-à-porter era la mejor manera de encauzar el trabajo, las circunstancias han empujado a muchos diseñadores (entre ellos, Carlos Haro) a regresar a la costura.

«Muchas tiendas, donde tenía mis puntos de venta, cerraron „dice„ y decidí volver a los encargos a medida, que siempre me han funcionado muy bien». Transformó el taller, confiando en nuevas manos y adoptando la técnica y el patronaje con sistemas totalmente actualizados. Parece ser que la costura vive un buen momento, sobre todo para Carlos Haro, que le aporta su larga experiencia en distintos frentes.

Fruto de todo ello ha sido «Ecos de luz», una colección realmente luminosa, que se inspira en las variaciones celestes a lo largo de una jornada, al modo que los impresionistas. Los malvas de la autora conviven con el azul pálido o los blancos marfileños de las nubes. Y el colorido nocturno se ramifica en tonos oscuros, negros, y los anaranjados del crepúsculo. Haro diseña sus trajes de fiesta o ceremonia en dos directrices: una, juvenil, en modelos cortos con faldas de volúmenes airosos y cuerpo ajustado. Otra, de vestidos largos, moldeando una silueta sirena, o bien en una línea vaporosa, de tejidos sutiles y falsas transparencias.

Carlos Haro domina los pormenores del métier y maneja oportuamente drapeados, pliegues, microvolantes y finísimas lorzas, así como delicadas aplicaciones de cristal. Y viste a las novias, en la serie «Orquídea», de un blanco resplandeciente, con extensos metrajes de organzas, tules de seda y muselinas, que confieren una alada ligereza a los modelos exentos de detalles superfluos, tan exquisitos como la flor que les dá nombre. El desfile, con música evocadora de la época dorada de la Alta Costura, contó con Susana Segovia en el maquillaje de las modelos, y Euge Mengual en la peluquería. El numeroso público aplaudió, satifecho, rubricando el espectacular final.

Hay diferentes formas de exhibir la moda. Lila Albanozzo mostrará las últimas novedades de su boutique «Il baco da seta» los próximos días 2, 3 y 4 de Diciembre, por la tarde, acompañadas del perfumado té marroquí y sus sabrosos dulces que ya son tradición de esta tienda en las vísperas navideñas. Además, se presentará la nueva colección de gioielli maravillosos que diseña Giacinta Raspini y que tanto aprecian las más exigentes.

Compartir el artículo

stats