Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cambios del MUVIM

No tiene suerte el MuVIM. O no le dejan tenerla porque desde su preinauguración parece la casa de los cambios. Se modificó el proyecto arquitectónico sobre la marcha por la aparición de previsibles restos arqueológicos en su solar, después su propio concepto „pasó de la noche a la mañana de ser Museo de la Ilustración a también de la Modernidad „ y más tarde cada director que ha tenido ha aplicado una filosofía de contenidos totalmente diferente al que heredaba de su antecesor.

Recientemente llegaron más cambios de concepto organizativo y orgánico y se creó por decreto de Antonio Lis/María Jesús Puchalt una nueva estructura vertical con la que "reorganizar taifas". Ahora, a sólo meses de las elecciones, la Diputación le ha dado una nueva vuelta de tuerca al proyecto con una remodelación de cargos y nombres en toda su área de museos. Lo que faltaba.

Bien es cierto que la pérdida de confianza es suficiente motivo para afrontar una revolución así. Más aún si se pone a tiro, como ha sido el caso, debido a la salida obligada del director del Museo de Etnología, Joan Seguí rumbo a EE UU por motivos familiares. Pero esa revolución corre el peligro de volver a provocar un cambio de los cambios sobre los modelos cambiados que es lo que le ha sucedido al museo de la corporación provincial.

En los últimos cuatro años el MuVIM ha tenido otros tantos directores. Con Román de la Calle la línea era fotografía y cartelismo; con Javier Varela, el punto de mira fue el valencianismo conceptual. Poco le duró la aventura. Después con Joan Gregori el museo ha sido un centro "social" donde ha cabido de todo: desde motos a etnología, fútbol, discos, videojuegos pasando por culturas ancestrales. Visto lo visto es de esperar que el nuevo, Francisco Molina, haga lo propio. O sea, podemos esperar un MuVIM de traca.

Es una prueba más de que en esta ciudad hace falta ordenar la política expositiva de nuestras instituciones y que cada uno sepa de verdad a qué se dedica. Si es que les preocupa, claro.

Compartir el artículo

stats