Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el colegio

Habíamos sabido del estilo Juncker por aquella foto simulando estrangular al ministro Guindos nada más llegar a Bruselas, justo en el momento en el que el Eurogrupo, que Juncker presidía, dudaba sobre si estrangular o no a España. En cambio, con Tsipras, ministro de Economía de otro posible candidato al estrangulamiento, se paseó por los pasillos de Bruselas de la mano. Ante las acusaciones de Grecia contra Portugal y España de querer estrangularla, Juncker ha aparentado disculparlos al decir que no cree que tengan un plan diabólico, aunque advirtiendo de que habría tenido que actuar si pensara que «Mariano y Pedro» tuviesen un plan así. Aunque ese estilo de director de colegio mayor amigo de bromas y colegueo con los residentes resulte chocante, la verdad es que tranquiliza más que inquieta, al menos como contrapeso de la estricta gobernanta de la residencia, frau Angela Merkel.

Compartir el artículo

stats