Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor de la diversidad

Mañana finalizará en el histórico Barón de Cheste, a las 11.30 horas, el I Torneo Antonio Núñez, una iniciativa de Adrián de Museros que ha contado con todos los apoyos morales imaginables, porque los otros, los económicos, son escasos y debidamente reservados. El Ayuntamiento de Cheste, con cuatro euros, ha ofrecido a los aficionados de su pueblo y a otros de otros pueblos, unos carteles atractivos con un resultado deportivo que no ha podido ser más interesante. Es de suponer que el frontón se llenará para presenciar una final que tiene muchos alicientes. Se enfrentan Adrián de Museros y Alejandro de Paterna a Moro de Massalfassar y Roberto de Beniparrell. Estos dos últimos son jugadores nacidos en las calles y canchas de galotxa, que han tocado el trinquet y que ahora también se anuncian con éxito en el frontón. Son dos figuras, campeonas individuales de galotxa que afrontan el reto de derrotar a dos verdaderos especialistas de la modalidad. Será partida de poderosas pegadas como las de Moro y Roberto frente a ese tecnicismo que tanto se agradece de Adrián y el saque demoledor de Alejandro. Vale la pena. El hecho de que jugadores procedentes de la galotxa ofrezcan calidad y brillo en el frontón es justa recompensa a una historia en la que, jugadores procedentes del frontón ayudaron, y de qué manera, a construir el Trofeo El Corte Inglés de Galotxa. Ahí están nombres como Eulogio de Silla, Paquito de Xirivella, Pascualín de Foios, El Maño de Alfara, Puchol de Vinalesa, el propio Marcial de Montserrat o el soberbio pelotari que fue Núñez, a quien se dedica el torneo, que se formó en el frontón vasco y valenciano antes de ser grande en el trinquet. Hoy por ti, mañana por mí. La hermosura y grandeza de la diversidad.

Compartir el artículo

stats