Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Me gusta el fútbol

Escribo el titular y resuena aún la canción del anuncio con el que Canal + nos vendía a los futboleros que había que pagar para ver los partidos. Ha llovido mucho desde aquel 1991, se ha legislado y desvirtuado el interés general, las plataformas de pago se han desangrado en su guerra por los derechos y así hemos llegado hasta hoy. A algunos sigue gustándonos el fútbol, el juego, pero la información deportiva en televisión nos da la espalda. Aunque dedican al fútbol el 99 % de su tiempo se han olvidado del balón. ¿Para qué ver jugadas y goles cuando hay tan buenas imágenes de los entrenamientos y la vida nocturna de los jugadores?

Sin entrar en el madridismo rampante de las teles nacionales, es llamativo que hayamos pasado dos semanas viendo una y otra vez a Cristiano Ronaldo, micro en mano, cantando en su fiesta de cumpleaños. Hasta que una nueva celebración nocturna de los galácticos la desbancó y supimos a qué hora se marchó cada cual a su casa, con quién y en qué coche. La única opción para los no futboleros es cambiar de canal, pero ganas le entran a cualquiera que no lleve el escudo el Real Madrid tatuado. Da igual que se hayan disputado partidos de Liga o europeos. Los goles y las mejores jugadas pasan a velocidad vertiginosa para poder regodearnos en tal peinado, en un gesto del banquillo o en la mona Chita del palco.

El Vila-real hace un partidazo en el Bernabéu. Al ser contra el Madrid, algo vemos en los informativos, además de las muecas de CR7. La alternativa es Estudio Estadio, largo y tedioso, arrinconado en Teledeporte. Resulta que los mejores resúmenes los cuelga La Liga en Youtube. Eso sí, con su comentarista madridista ejerciendo. ¿Nos rendimos?

Compartir el artículo

stats