Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paso a la primavera

El conglomerado comercial «Dos Aguas Luxury Shopping» extiende sus dominios más allá de la «Milla de oro»: desde la solera de Lladró, el distinguido bastión de Louis Vuitton y el siempre renovado Loewe, hasta el Hotel Las Arenas, Clandestino Bar, la centenaria Joyería Torres, el mobiliario contemporáneo de Martínez Medina, el florista Daniel Fombuena, la dinámica Porsche, la elegancia masculina de Guillermo Miralles y la infantil de Cristina, junto a otras boutiques escogidas, como Caraffa, Azabache, Patos o Salvá Novias. Y „corona de laurel„ mi habitual Librería Leo.

Hablaré de los locales que visité como invitada a una tarde-noche salpicada de encuentros felices. En Salvatore Ferragamo, su directora MªÁngeles Miguel muestra los deliciosos vestidos que ensamblan azulados pañuelos de seda, la armonía chic entre vestido y abrigo de entretiempo rosa palo o las piezas animal print. Luce la magnética variedad de sandalias y bolsos, que examina una experta, Manón Celma, y la extensa colección masculina, que abarca desde la sastrería a los bañadores.

Álex Vidal (que en su actual y espacioso emplazamiento de la calle Salvá recupera el nombre de tradición familiar) propone como estrella un bellísimo traje de fiesta, diseño de su hijo, el tercer Alejandro de la dinastía, tan situado ya en las preferencias de las famosas. En torno, ropa de postín: Givenchy, Valentino, Balmain. Y en el sótano luminoso, el reducto de la alta costura de la casa.

En Acosta, Encarna Roig ha apostado fuerte, poniendo en pie un campo abierto de almendros en flor, preciosa obra de los paisajistas Mon Verd, que realza las colecciones primaverales, en las que han intervenido los diseñadores Ulises Mérida y Ana Locking. «Mini Carmen», versión reducida del icónico bolso «Carmen», es novedad, como los prints de serpiente o leopardo en colores vivos. Y las chaquetas de napa o ante.

Il baco da seta dio la campanada, montando un desfile en el propio local. Mandan los azules en estampados mosaico, configurando vestidos largos, pantalones y monos de seda, acompañados por chaquetillas acolchadas, o lisas con claveteado metálico. Los vestidos cortos a rayas bicolor o cuadros Vichy reviven una lína años 50 y rivalizan con chaquetones rectos de sello primaveral. Resaltan los complementos de vanguardia: las triunfadoras zapatillas italianas Serafini y los apreciados bolsos Save my bag en nuevo colorido, todo iluminado por la espléndida bisutería/joya ideada por Giacinta Raspini de Carboni allí presente, con su guapísima hija María. Un plantel de mujeres estupendas (entre ellas, Menchu Trénor, Mayrén Beneyto, Carmen Romero, Mª Teresa Monsonís, Carmen Topete, Mayre Girona, Amparo Ortuño, Carmen Vilarrasa, MªDolores Enguix, Isabel Cosme, Mª José Peydró y la actriz Guadalupe Lancho) aplaudieron de firme, sobre todo a Lila Albanozzo, tan querida por todas, y artífice de la fiesta. Que se multiplicaba en un ir y venir callejero, también con notable presencia masculina. Citaré al Dr Juan Antonio Murgui, al diseñador Theo Garrido, el joyero Antonio Jordán y Fernando R. Valle, de Seat.

Compartir el artículo

stats