Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obligaciones de gestión

Menos mal que las propuestas que aprueba el Consell Valencià de Cultura (CVC) no son vinculantes que si no...El organismo consultivo de la Generalitat Valenciana, del que, por cierto, poco caso hace de sus decisiones sean pertinentes o no, acordaba esta misma semana proponer a la Conselleria de Cultura la creación de un Centre de les Lletres Valencianes. Más o menos otro organismo que cargar a nuestros esquilmados bolsillos.

No es que la creación del centro sea o no una buena idea, que eso es otra cosa, sino que está de más teniendo como tenemos la Biblioteca Valenciana y una dirección general de Cultura, a cuyo frente está Marta Alonso. Bien es cierto que poco se sabe de la actividad de su directora general o de la propia Secretaria Autonómica de Cultura, Julia Climent„ el despacho oficial de su antecesor, se supone que el suyo ahora, ocupaba la mejor dependencia de San Miguel de los Reyes„ salvo de su presencia en inauguraciones y otros actos públicos y/o institucionales.

Más allá de proponer nuevos centros en tiempos de vacas más que delgadas lo que el CVC debería es exigir a la Biblioteca Valenciana que cumpla con el fin para lo que fue creada „por decreto por el gobierno socialista y ubicación en San Miguel de los Reyes por idea del PP en tiempos de Eduardo Zaplana y Fernando Villalonga„algo que desde hace varias legislaturas incumple sistemáticamente. Ahí está el problema de nuestra letras, editoriales, escritores y bibliotecas públicas.

El sector editorial, junto al de las Artes Escénicas, ha recibido estos últimos años uno de los mayores castigos por el poder político. Las heridas en el campo editorial son notables y además de afectar a un importante sector productivo tiene su resonancia en la propia sociedad a través de la red de biblioteca públicas. Es ahí donde se debería de incidir, en la exigencia del cumplimiento de las obligaciones que una dirección general o una secretaria autonómica del ramo tienen. Lo demás es sólo papel mojado.

Compartir el artículo

stats