Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arqueología e indiferencia

El reportaje de Mónica Ros que ayer publicaba este diario sobre el solar junto a les Corts y el estado de sus restos romanos „los más antiguos que se conocen por aquí„, abandonados a su mala suerte desde que finalizaron las excavaciones en 1996, lo decía todo. Para aclararnos, la imagen daba vergüenza. Demuestra el desinterés hacia la historia frente a los proyectos que están conduciendo a muchos al banquillo.

Desde hace muchos años esta autonomía/ciudad y sus gobernantes han parecido vivir de espaldas a la arqueología. Desde que encerraron/apartaron a los arqueólogos oficiales a fin de que la construcción se hiciera dueña de todos los espacios posibles, la arqueología parece haber dejado de existir. Era mejor la especulación y el boom apareciese lo que fuera.

Pasear por el centro histórico aún permite descubrir solares vallados donde se realizan excavaciones de las que después nadie tiene conocimiento. Otros elementos o hallazgos están abandonados a su suerte, como lo estuvieron los restos arqueológicos que permanecieron años amontonados en la explanada del MuVIM y hoy conforman esa interesante "librería" con todos ellos y otros más pertenecientes al antiguo hospital muy bien cuidados. Algo similar ocurre con las piezas amontonadas en el cauce del Turia a los pies del Museo de Bellas Artes de Valencia San Pío V. El propio museo tiene sus almacenes llenos.

¿Falta de sensibilidad, pocas ganas de invertir o indiferencia? Más bien no interesa. Son piedras, dirán. Como tampoco parece interesar disponer de un auténtico y potente museo arqueológico que debería de nacer a partir del Museo de Prehistoria y podría ser un auténtico referente y atractivo de la ciudad. Piezas hay de sobra. Miles de ellas están guardadas. Pero nadie ha levantado la voz ni se ha puesto manos a la obra. Sucede igual con el desmantelado Museo Marítimo, aquel que llenaba unas Atarazanas que hoy apenas ofrecen actividad salvo exposiciones de arte temporales y sin resonancia.

Compartir el artículo

stats