Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

candau

Real Madrid - Juventus, eliminatoria a la italiana

Semana grande. Barcelona y Madrid afrontan las semifinales de Liga de Campeones. Ambos son favoritos a pesar de la categoría de los adversarios. En teoría, parece menos complicado que el Madrid elimine a la Juventus, nuevamente campeona de Italia, a que lo haga el Barça ante el Bayern Munich, pero estas son apreciaciones apriorísticas. Las dos eliminatorias tienen particularidades singulares. Carlo Ancelotti y Massimiliano Allegri harán partidos a la italiana y Guardiola, que vuelve al Camp Nou con el Bayern, quiere, con Bernat de, marcador de Messi, resucitar a Mangriñán, el valencianista que un día secó a Di Stéfano en el Bernabéu.

El Madrid recibe a un equipo italiano y su entrenador lo conoce perfectamente y sabe cono oponerle un juego de similares características. Se sospecha que vamos a presenciar una eliminatoria a la italiana. Entre el Madrid y la Juve hay claras diferencias en lo que respecta a la capacidad goleadora. El Madrid ha marcado 105 tantos y ha encajado 32. La Juve ha mantenido el estilo tradicional y ha sumado 64 a favor mientras que en contra únicamente ha encajado 19. Evidentemente, la diferencia entre ambos conjuntos está en el modelo de juego. Al Madrid no le importa recibir tantos goles porque a cambio bate a los contrarios de forma contundente. El dato que ha creado cierta confusión en el madridismo es la labor de Sergio Ramos. Es nadar y guardar la ropa. Es concepto conservador. Idea italiana.

El Madrid ofrece para el gran espectáculo a Cristiano y su poderosa capacidad para burlar a los guardametas contrarios. La Juve trae en su filas a uno de los pocos futbolistas que aún tiene en sus maneras la preponderancia del buen gusto por encima de lo físico. Pirlo maneja del balón exquisitamente y, por el contrario, ofrece escasa velocidad. Pirlo piensa que lo que ha de correr es el balón. En estas lides, la ventaja de la velocidad puede desequilibrar la eliminatoria y en ello cree el Madrid.

El Barça también se ha anotado 105 dianas y únicamente ha recibido 19. Su adversario, el Bayern, ha logrado 77 goles y sólo ha recibido 15. Los datos muestras buena facilidad en el área aunque no llegue a las cifras barcelonistas, pero refleja consistencia defensiva y la excelente forma de su portero Neuer.

El Camp Nou recibirá al hijo pródigo, Pep Guardiola, con una tripleta atacante, Suárez, Messi y Neymar, que puede hacer estragos en cualquier campo. El Bayern tiene a Lewandoswki con problemas nasales y, de jugar, lo hará con mascarilla. La peor noticia no es este, sino la ausencia forzada de Robben. El Bayern es, además de conjunto cohesionado, de gran fortaleza física.

El Madrid-Juventus, probablemente, será muy distinto al Barcelona-Bayern. Guardiola que tantas veces ha predicado un fútbol libre, ingenioso y alegre, ha anunciado que es posible que alinee a tres centrales y destine a Bernat a la oscura labor del antiguo secante.

Compartir el artículo

stats