Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerras de conquista

La situación en Siria/Irak (extensible a Libia y Afganistán) ya se parece mucho a la de Judea en tiempos de los romanos aunque vista por los Monty Python en «La vida de Brian». Sabemos que hay muchas facciones y que se pelean entre sí (ferozmente) y en medio de semejante tiberio, afirmamos conocer nuestro lugar y papel. Me extrañaría: si ni siquiera sabemos si quien financiamos hoy nos atacará mañana, ni qué hacer en el interior de nuestros países. A lo peor por eso salimos de colonias al desierto arábigo: para huir hacia algún sitio. Ahora sabemos „o sospechamos, que aún es peor„ que si destruimos la mitad de los países musulmanes, no fue por torpeza, sino con premeditación: nadie es tan idiota, ni siquiera Bush Niño. Ni François Hollande.

Después de que los turcos abatieran un bombardero ruso, por su propia paranoia o por obedecer a los designios del Pentágono y sabotear así la nueva entente Rusia-Francia, después de eso tenemos que se vuelve a asesinar a los kurdos y que se amenaza con la cadena perpetua al director de Cumhuriyet, el periódico más importante de Turquía: de momento hay dos redactores presos por haber contado que Ankara, nuestro socio atlantista, hacía la vista gorda con el envío de armas y pertrechos a los turcomanos. Hummm€ ¿Dónde está el frente?

Mientras se aclaran me niego a secundar con votos, impuestos o cualquier cosa a mi alcance, las campañas guerreras, incluidas las de Francia. Mejoren la inteligencia, que falta hace, y los ataques quirúrgicos; coordinen policías y ficheros; construyan la unidad europea, pero déjense de guerras de conquista o, lo que es peor, de disolución: eso es algo radicalmente indigno, aunque lo apoye Felipe González. Y el terrorismo no es ningún enemigo, es un método y la excusa perfecta para violar la santidad de los hogares y los derechos civiles como ha pasado en la Cumbre del Clima de París. Acciones selectivas y no bombardeos desde el aire. Los musulmanes son muy suyos pero el mundo es así: diverso; los imperios, fuera. Sólo federaciones libres. Y no a la guerra.

Compartir el artículo

stats