Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gary puede con todo

Futbolista torpe como era, un tuercebotas visto desde la estética española, Gary Neville desarrolló una brillante carrera profesional impulsado por un carácter a prueba de bombas. La ambición le llevó a donde el talento le había prohibido pasar. El mismo atrevimiento con el que ahora, a los 40 años y sin apenas experiencia en los banquillos, le aconseja aceptar la propuesta de su socio Peter Lim para abrir las puertas de Mestalla. La prudencia le habría sugerido lo contrario. Llega en el peor momento: Mestalla ya ha empezado a recelar del proyecto de Lim y de la sombra de Mendes, el equipo está viciado tras la mortecina tristeza de Nuno y los precedentes de técnicos británicos en la Liga no invitan al optimismo (David Moyes es el último ejemplo en la Real Sociedad).

Pero Gary Neville no se arredra. Puesto que como entrenador está casi inédito, habrá que recurrir a su faceta más reciente como comentarista para intuir por dónde irán los tiros. En ese terreno es un revolucionario en Inglaterra: sus análisis están llenos de información y de profundidad. Sabe comunicar y es muy convincente, la misma determinación y agresividad como cuando corría el lateral derecho de Old Trafford. Digno alumno de Sir Alex Ferguson, que fue sacando rendimientos de varias generaciones de jugadores con mano de hierro y una ambición desbocada.

El propio Gary participó del trato inicial casi vejatorio a los novatos que aterrizaban en Old Trafford, caso del joven Cristiano Ronaldo. Con una concepción militar del vestuario, los que pasaban la dureza de los primeros meses, estaban preparados para jugar. De ahí su admiración por Cristiano.

Neville es un «control freak», un loco del control, no solo en el fútbol sino en sus múltiples negocios, y se va a encontrar en Mestalla con una plantilla muy tierna, de poco colmillo (interesante observar su relación con Parejo). De su capacidad para transformarla dependerá el éxito en el Valencia, plataforma para su regreso triunfal a Manchester. Al contrario que Nuno, una alfombra para Jorge Mendes, Neville parece impermeable a las presiones del agente portugués. Puede que hasta el «Mendes FC» deje paso al Valencia CF. Puede que hasta jueguen los mejores. Gary puede con todo.

Compartir el artículo

stats