Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memoria para olvidar

Mi memoria es magnífica para olvidar» decía el escritor escocés Robert Louis Stevenson. Una habilidad „más que limitación„ que se ha grabado a fuego el candidado al Congreso por el PP y ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo siguiendo una de los lemas de campaña del PP: «Mi pueblo no se cierra». Que ahora diga, contestando a la propuesta de Ciudadanos de fusionar las localidades más pequeñas para «conseguir una administración más eficiente», que una medida así «discrimina y recorta los derechos» de los habitantes de esos pueblos solo puede responder a dos cuestiones: una preocupante pérdida de memoria o una renuncia a los principios que guiaban a su Gobierno hace tan solo un par de años.

Ese Ejecutivo, del que continúa siendo ministro, aprobó en 2013 „mayoría absoluta en el Congreso„ la polémica ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, en la que se pretendía fusionar municipios pequeños, no para perder derechos, como dice ahora, sino para superar «la atomización municipal», que decía entonces. De hecho, proponían incrementos en financiación y preferencias en subvenciones para los consistorios de menos de 5.000 habitantes „cerca del 84 % de los existentes„ que optaran por fusionarse. Todo una declaración de principios, que no de derechos.

Eso sí, eran otros tiempos. Los del rescate financiero „«préstamo en condiciones muy favorables» a decir de Guindos„, cuando la Comisión Europea y los hombres de negro de la «troika», en su celo por el déficit, «recomendaban» a España „y otros países„ reducir el número de municipios para rebajar el gasto „Grecia, Italia o Letonia lo hicieron„. O cuando el mismo Gobierno de Margallo presentaba un Programa de Estabilidad para el periodo 2014-2017 a Bruselas que incluía la fusión de estas pequeñas administraciones locales para conseguir un ahorro, junto a otras medidas, de 8.024 millones hasta 2020.

«Cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa» (Shopenhauer).

Compartir el artículo

stats