Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dar en el blanco

No una vez, sino todas, o casi. Aunque se ha intentado a veces vestirlas de rosa, de azul, hasta de rojo, lo cierto es que las novias de blanco ganan siempre la partida. Ya no por simbolismos más o menos vigentes, sino porque así ha quedado establecido, como el traje de luces para los toreros o el casco para los motoristas. Los colores se quedan en el acompañamiento. Y como no resignan al papel de meros comparsas, se emplean a fondo en atavíos cada vez más vistosos, elaborados y suntuosos. La fiesta se ensancha.

Y fiesta hubo, desde los ángulos, en el muy adecuado espacio de La Rambleta. La ceremonia nupcial reflejada en sus protagonistas y en los demás participantes se plasmó en un desfile espectacular. Casi medio millar de personas se congregaron ante las colecciones 2017 ofrecidas por Penhalta, potente entidad que agrupa diez tiendas propias, quince «corners» en El Corte Inglés y ochenta y cinco internacionales, con eficaz repercusión en un mercado de altos niveles competitivos. Firmas bien asentadas, como Francis Montesinos, Hanníbal Laguna, Frank Sarabia, Galia Lahav, Alessandra Rinaudo, Nicole, Yolan Cris y la norteamericana Jenny Packam „que cuenta en su clientela a la muy influyente Kate Middleton„ junto a las de moda masculina Carlo Pignatelli y la veterana Fuentecapala, desplegaron todas las posibilidades de indumentaria nupcial (ellas y ellos) abarcando por completo el capítulo festivo y ceremonial.

No es que ahora se case más la gente. Es que nos va la fiesta, sea cual sea su motivo. Tal vez en las embarulladas circunstancias que atravesamos se necesita más que nunca la evasión jovial, la alegre escapatoria que, además, implica prescindir de vestimentas habituales y dedicar tiempo y espacio a recomponernos sin complejos. Trescientos millones de euros es el volumen anual que genera en nuestro país este sector de la moda, y con risueñas previsiones de crecimiento.

Vestirse de novia o novio, o sencillamente vestirse de fiesta, mueve mentes creativas, origina puestos de trabajo, reaviva oficios artesanos y brinda a muchos la ocasión de aparcar rutinas cotidianas para sumergirse en la fantasía.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats