Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trileros asociados

Al final, un señor que es inspector del Banco de España y tiene nombre de eso „José Antonio Casaus„ ha ilustrado a las señorías de la Audiencia Nacional a ver si se enteran de lo que sabíamos todos: que los políticos usaban las cajas como su alcancía particular para sufragar toda clase de delirios caros: queríamos un Calatrava (el obelisco de Caja Madrid narrado por Llàtzer Moix), un delfinario, putas a granel, palacios gananciales o una discoteca con fondos públicos (Benaguasil). Que los pisos se construían en el aire (en manifiesto desafío a la ley de la gravedad y a la gravedad de la ley), que no había garantías financieras para respaldar el préstamo al constructor o al comprador, que la burbuja (más bien el pedo) se fue hinchando y estalló.

Los mails de aviso y denuncia llegaron al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, pero no culpemos al guardia de la existencia de cacos, sólo de mirar a otro lado. Se trataba de caballeros y señoras que tenían un buen sueldo en bancos y cajas, educados (salvo algún gañán de Motilla del Palancar que rebañó los fondos de la Caja de Valencia), personas formadas „eso parecía„ que no toman más que una ración del plato que se les ofrece, no eructan en la mesa y no roban los ceniceros y los Lladró, ni emplean los fondos de representación para comprarle a la querida un tendedero o una thermomix.

También estaban al corriente de los pufos, si quieren apuntar más alto, Rodrigo Rato desde sus procuradorías mundiales, Goldman Sachs, el vicepresidente Pedro Solbes, el de la voz crujiente y mesmérica „«aún hay capacidad de endeudamiento»„, el Deutsche Bank (que pensaba comerse las cajas y lo que hubiera y que ahora tiene problemas porque también paseó los genitales financieros por sitios de alto riesgo), el que daba lecciones de seriedad luterana, y la canciller alemana, que nos pone firmes. Es decir que no todos fuimos culpables, como suele decirse, pues hay responsables que en vez de vigilar a los trileros de la feria (y la feria es buena), se asociaron con ellos.

Compartir el artículo

stats