03 de noviembre de 2016
03.11.2016
Suscriptor

Protoespejos

Con la llegada de las primeras impresoras domésticas, mucha gente caía la tentación de imprimirse una mano (y hasta el culo). Parece absurdo, pero su contemplación posterior, en la cuartilla, nos sumía en reflexiones confusas que solían resolverse en una risa.

02.11.2016 | 22:27
Para continuar leyendo
Hazte suscriptor S+
O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
Enlaces recomendados: Premios Cine