Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una promesa incumplida

No se ha dado la publicidad que merecía a la noticia según la cual el recurso a semillas transgénicas en EEUU y Canadá no ha generado un aumento de la producción en las cosechas ni ha servido para reducir el uso de herbicidas, sino todo lo contrario.

La publicó el New York Times y es importante porque ésos eran algunos de los principales argumentos esgrimidos por los defensores de los transgénicos para vencer la resistencia mostrada hasta ahora por los consumidores europeos.

Las multinacionales que patentaron esas semillas han tratado de convencer al mundo de que, al volver las cosechas inmunes a los efectos de los herbicidas a muchas plagas, los transgénicos contribuirían a combatir el hambre en el planeta.

Pues bien, al comparar las cosechas genéticamente modificadas en EEUU y Canadá con las de tipo tradicional en países de agricultura tecnológicamente avanzada como Francia o Alemania, no se apreciaron diferencias de producción sensibles.

Por otro lado, con el recurso a cosechas transgénicas de soja o maíz en Estados Unidos, si bien se ha reducido en un tercio los fungicidas e insecticidas empleados, los herbicidas, mucho más importantes en volumen, han aumentado en un 21 por ciento.

Por el contrario, los agricultores franceses consiguieron reducir unos y otros: en un 65 por ciento, los insecticidas y fungicidas y en un 36 por ciento, los herbicidas.

Como señala el profesor de Harvard David Belliger, se desconocen en buena medida los efectos potenciales de los pesticidas - categoría que incluye tanto a herbicidas como a insecticidas y fungicidas - en la población en general aunque se sospecha de los efectos cancerígenos de algunos.

Frente al llamado principio de precaución europeo, los norteamericanos "hacen experimentos" con la gente y "esperan a que se demuestre su nocividad" antes de retirarlos del mercado, afirma Belliger.

Mientras tanto, las compañías dedicadas a los transgénicos hacen un negocio redondo ya que, por un lado, venden las semillas transgénicas y, por otro, los correspondientes herbicidas.

Compartir el artículo

stats