Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Platero en el Perú

Platero, el noble burrito de Juan Ramón Jiménez, era pequeño, peludo y suave... Sin embargo, en la Lima de los años 60, hubo otro Platero, también pequeño, pero ronco, vozarrón, neurótico, y para colmo de males, rezongón y cascarrabias.

Como su dueño, el poeta Arturo Corcuera, como los amigos del mismo, y más aún, como todos los jóvenes honestos de entonces, este Platero era rojo hasta las médulas; rojo por fuera y por dentro, lo único de color diferente eran sus negras, vetustas y casi limadas llantas.

Era Platero un anciano Ford coupé del año 32 que le había sido obsequiado por su vecino, un mecánico aficionado a la poesía. Aquél le rogaba que compusiera acrósticos a su amada y canciones a San Mateo, santo patrón de su pueblo, y un día, en recompensa de tanto lirismo desinteresado, le dio la llave (o tal vez la manizuela) del frenético animal de motor y hojalata.

No sé por qué razón Arturo lo bautizó con un nombre como Platero cuando su bermejo color le daba razón para llamarlo agitador, estalinista y bolchevique, o simplemente camarada.

Cada mañana, Arturo marcaba tarjeta en un ministerio mientras el manso Platero lo esperaba obediente sin haber sido atado a ningún árbol de la avenida. A partir de eso, el mundo les pertenecía.

El asno rojo fue también el vehículo en el que una desaforada generación de poetas descubrió la vida y la aventura. Cesar Calvo,Javier Heraud, Reynaldo Naranjo, Mario Razzeto, Germán Carnero, este testigo, y otros amigos de aquella generación, trotaron por esos caminos sin derrotero, inventaron rimas extrañas e incluso canciones que inmortalizaban aquella mágica cabalgadura.

Han pasado muchos años. Entre otras historias, la de Javier Heraud fue la marcó para siempre a los jóvenes de esa época. Tenía 21 años el poeta cuando se lanzó a la aventura quijotesca de redimir al Perú peleando en las montañas. Quizás estaba recordando los paseos en Platero cuando comenzaron a resonar las decenas de balas que lo mataron. Quizás sus amigos hemos perseverado en los mismos desafueros por el mismo afán de no traicionar nunca su recuerdo y de ser, como él, eternos.

Cuenta Arturo que, por ese tiempo, a Toño Cisneros y a él se les dio por leer y por soñar poemas extraños. Toño hablaba de ver un perro negro sobre un gran prado verde. Corcuera divisaba a una forastera de faz borrosa.../ que mira sin ojos / y sin labios besa.

"Hasta que un día de malos augurios nos despedimos. Yo lo vi alejarse con un perro negro y él duerme ahora sobre un gran prado verde. Yo, en el corto trecho que me queda, desolado y solo, oigo su silencio y sigo esperando a la Forastera."

Sirviéndose de la historia bíblica, el poeta ha trazado en "Noé delirante", la biografía poética de cada una de las criaturas que habitaron el arca junto al primer profeta borracho de la historia. El gusano de seda, la mariposa, el canario, el león, la rosa, el jazmín, los violines, las abejas, la tristeza y el amor, todo está contenido en esa caja extraordinaria de sorpresas.

¿Y qué pasó con Platero? Arturo Corcuera viajó a España y se quedó allí por algún tiempo. De regreso al Perú, vino a su lado Rosi, una encantadora muchacha de Barco de Ávila y el poeta llegó enfermo de esa incurable adicción por el Siglo de Oro que nos aqueja a quienes vivimos algunos años en la península, pero olvidó algo. Se olvidó que antes de partir había dejado a Platero estacionado en una calle de Barranco.

Platero murió, pero no descendió al cementerio. Se convirtió en una destellante creación del escultor Víctor Delfín. Obviamente, todos tenemos que morir, como el émulo del burrito de Moguer... pero no todos. No morirán los que hayan sido salvados en el arca prodigiosa de Noé. No morirán tampoco los amigos de entonces que ya están muertos. Javier Heraud los debe de estar invitando a subirse en el luminoso Platero camino a las estrellas, detrás de la Vía Láctea.

Compartir el artículo

stats