Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fidel es nuestro

Hay cosas que la razón es incapaz de penetrar, y ya está bien así. Por ejemplo, la devoción que Rita Barberá despierta entre el público gay, incluso entre quienes no le votaban. O por qué el tirano Franco, o Manuel Fraga, unos trilobites, avalaban a Fidel Castro, más allá de la fe del estamento militar en que la veteranía es un grado, y a veteranos pocos ganan a este trío. El caso es que algunos recurrieron al psicoanálisis para explicar la complicidad entre franquismo y castrismo: Fidel sería la venganza por las humillaciones de 1898, cuando hubo cojones, pero no barcos. De lo que se infiere que la Hispanidad no es solo una ocurrencia de fascistas tronados, sino, bien planteada, una excelente inversión, a ver si catalanes y vascos mejoran a los españoles.

Reconozco que el lado insurgente, antiimperialista, de Fidel me gustaba. Siempre contra todos los imperios y por la Federación, como en La guerra de las galaxias. La última persona que se entrevistó con Fidel (sin ayuda de médiums) fue el presidente de Vietnam, Tran Dai Quang, otro ejemplo de conducta numantina: las casualidades no existen y el destino de los hermanos es reencontrarse. Estuve en La Habana, que no en Cuba, en el período especial y, luego, hace unos diez años, cuando parecía que las ansias y la necesidad tenían menos aristas. La Habana es golfa, pinturera, lúbrica, lúcida y coqueta: la favorita de los sucesivos imperios. Pero Cuba entera era una mezcla de ruedo ibérico, cuartel y taberna de los prodigios. Nada recomendable.

¿Y la igualdad? Pues no es de este mundo, por más que haya que luchar por ella y lograr su máxima expresión compatible con la libertad, que siempre es el quid de todas las cuestiones. Libertad, y toda. El embargo americano nunca pudo doblegar al castrismo e infligió a los cubanos innecesarias privaciones y miserias, además de permitir que Castro acentuase el discurso de la resistencia y sus facetas más cuarteleras. Pero la resistencia indefinida sin aire, fruta variada, diletantes viajados, bautizos y bodas, ociosos pecadores y libertad de imprenta, es una forma de estreñimiento.

Compartir el artículo

stats