Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un monasterio de armas tomar

Escondí, como ya os dije, / debajo una dura piedra,/ por la turbación que tuve, / al que los cielos gobierna/ y ahora veo que están/ todas las formas sangrientas./ Mirad vueltas en rubíes/ finos las preciosas perlas. Mirad el cándido armiño/ trocado en púrpura bella».

Son palabras del principal protagonista de una pieza teatral, escrita hace 230 años y que sigue viva, representada desde entonces por actores y actrices del propio pueblo, a manera de auto sacramental, que versa sobre el Miracle dels Corporals de Llutxent ocurrido en medio de la batalla del castillo de Chio, milagro que conocido también por los Corporales de Daroca, al habérselos llevado allí -trofeo de guerra- los Tercios que acompañaron a Jaime I en la conquista del Reino Moro de Valencia. El título de la obra es «La conquista de Valencia y el milagro de Luchente» y su autor el dominico fray Tomás Torres.

El cenobio fue levantado en memoria del Miracle de Llutxent. Allí instalaron los dominicos su colegio seminario donde preparaban expresamente a quienes tenían que enviar como misioneros a evangelizar el nuevo continente descubierto. La primera avanzadilla de la orden salida de este lugar llegó en septiembre de 1510 a lo que hoy es la República Dominicana, territorio base desde donde se expandieron por toda América.

Durante la Guerra de la Independencia, los frailes del cenobio la liaron parda contra los franceses defendiendo el monasterio, el pueblo y sus gentes, con la curiosidad de que había dos dominicos capitanes cabecillas de las guerrillas contra el francés, uno que nombró oficialmente el Capitán General de Valencia, y otro fraile elegido por el pueblo, mejor preparado para las artes militares y que les caía mejor a los lugareños.

El monasterio -robado a los dominicos por el Estado cuando la Desamortización de Mendizábal- es ahora propiedad de la Diputación, que ha ido salvándolo poco a poco de la ruina. Hoy es un hermoso centro cultural y vivo testimonio de la historia de Llutxent, brillantemente investigada y publicada desde hace años por Rafael Canet Canet, custode del Miracle dels Corporals junto con el magistrado Domingo Boscá, ambos fervientes apóstoles defensores y apologetas del rico patrimonio histórico-artístico-cultural-espiritual contenido en el prodigioso hecho eucarístico

En la Iglesia del monasterio, hoy 24 de febrero se conmemorará la fiesta de los Sagrados Corporales, en su 778 aniversario, con una misa a mediodía que presidirá el cardenal Cañizares, y por la tarde, a las cinco, con una procesión eucarística con el Santísimo por el pueblo.

Tiene de singular este acontecimiento histórico ocurrido en 1239, que influyó en el Papa Urbano IV a establecer la fiesta de Corpus Christi en la Iglesia, mediante la Bula Transiturus de hoc mundo el 11 de agosto de 1264, al ser informado por una embajada del Cabildo de Daroca sobre el milagro ocurrido en Llutxent.

Compartir el artículo

stats