Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tren de Geyper

Corredor mediterráneo suena a alguien que en lugar de ponerse a la sombra de la higuera, se obstina en correr todas las maratones, la de Valencia, la de Reus, la de Palma, que sé yo. Sin embargo, es una cosa muy seria: no existe conexión ferroviaria suficiente entre Algeciras y Perpinyà y hay tramos que ni siquiera están desdoblados, con grave perjuicio para todos y en especial para economías exportadoras como la valenciana. Desde Valencia cuesta más llegar a Zaragoza que a Valladolid.

Sin embargo, en la estela de Josemari Aznar, que consideraba a los catalanes buenos para ceder agua y decirles cosas a la orejita (en catalán), Isabel Bonig, la del PP, es tan patriota que considera que no tiene que haber buenas conexiones ferroviarias con Cataluña mientras nuestros vecinos del norte hablen de independencia, lo que es como dispararse en un pie porque las botas me aprietan, ella es así y contra las vocaciones firmes, nada puede hacerse (Manolo Alcántara). La lógica del capitalismo es acumular infraestructuras allí donde se genera más actividad y ganancias, ergo este país es precapitalista, me lo estaba temiendo.

Nadie crea que me mueve el patriotismo. Si de mi dependiera, hubiera declarado el Remena, nena de Guillermina Mota himno nacional. En realidad, mi emoción se acerca al cabreo: he visto cosas que no creeríais. Autovías en el páramo donde, de vez en cuando, pasa un camión cargado de ovejitas. Podría contarlas, como entretenimiento, pero las raudas borregas tienen prioridad. Este sentimiento nos embarga -nunca mejor dicho - a mi, a los rojos y a la patronal, o sea a todos menos a Bonig y a Spiderman que prefieren la telaraña radial con centro en Madrid que practica el dumping fiscal, reduciendo cargas e impuestos por trasmisiones. A currantes y empresas nos fríen a impuestos y los encargados de recaudarlos mueven sus fondos hacia el Caribe, lo dan regalado a Aizoon (al hemisferio listo y al tonto), saquean las Cajas y nuestro tren es de Comansi (o Geyper), así que no se extrañen si un día de estos, se llevan un buen disgusto. Avisados quedan.

Compartir el artículo

stats