Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Planeta de simios

Los ensayos nucleares del coreano Kim Jong Un recuerdan los puñetazos que se asesta en el pecho el gorila de espalda plateada cada vez que se plantea una disputa territorial y tiene que decir «aquí estoy yo». Tantos siglos cultivando el lenguaje articulado, lleva a Shakespeare hasta el último pueblo de Indiana o Idaho, para que el actual presidente norteamericano encoja y deforme los labios como un chimpancé contrariado por lo que acaba de escuchar o de leer (si es que ya ha aprendido). Por el formato, el gorila tal vez sea Donald Trump y Kim Jong Un se quede en orangután, aunque tenga cara de culo, de culo de mandril por lo sonrosado de sus mofletes, su redondez pastelera.

Claro, lo peor que le puede pasar a un simio macho es cruzarse con otro simio del mismo sexo. No hay duda que Corea del Norte posee una complicada liturgia para expresar un sentimiento elemental: el odio. El odio a Estados Unidos, en concreto. No digo que no tenga motivos, pero así no se puede hacer ninguna política exterior (la interior da aún más miedo). Dónde estaríamos si los españoles amenazáramos a los alemanes para vengar la invasión visigoda, unos mantas los visigodos. O fuéramos disparando a los turistas británicos para protestar por el Tratado de Utrecht, que ya no me acuerdo de lo que trata.

Vladimir Putin también se ha apuntado a los redobles en el tambor pectoral y aunque más bien parece un gorila depilado con el pecho a la moda de una sauna gay, amenaza con achicharrar Arabia Saudí como haya un atentado yihaidista en la Santa Rusia, que seguro que tiene más de rusa que de santa. Como suele decirse, los humanos descendemos de los monos, pero Trump aun no ha bajado del todo y por ello la madre Tierra le ha enviado una evidencia del cambio climático del tamaño del estado de Texas. El caso de Emmanuel Macron, el presidente francés, es distinto: se pinta como una mona hasta el punto de gastar casi 9.000 euros al mes en maquillaje. Aunque la mona se vista de seda€

Compartir el artículo

stats