Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

El bakalaero anacrónico

La bomba no estalló. El puente se vino abajo una semana después. Era de Calatrava». El chiste requería un puente del arquitecto de Benimàmet y un lugar de la Comunitat. Debieron pensar los guionistas de «Cuerpo de Élite2 que el sitio ideal era Gandia, la playa favorita de los madrileños. La pega es que en la capital de la Safor no hay obras de Calatrava. No sabemos si no pidieron o no les dieron permiso para grabar en alguno de cuatro puentes sobre el Jardín del Turia en vez de sacar el puente de la Peralada de Toledo. Nos quedamos sin postal televisiva gratuita que hubieran visto cuatro millones de personas. Fran Perea sí corrió por el Puerto de Málaga de verdad.

La falsa localización, una de las noticias más leídas estos días en Levante-EMV, servía para presentar al protagonista de la terreta, TEDAX por su amor a la pólvora, conocido como 'el pirotécnic de Burjassot'. Su aparición escuchando a Chimo Bayo en el coche, naranja en mano y soltando expresiones típicas, reúne todos los tópicos del fiestero valenciano, hasta en la perilla que luce Octavi Pujades. Así nos ven, en clave de comedia, y a muchos no les gusta. Sin embargo, siempre nos quejamos de que nos ignoran en las noticias nacionales, de que no retransmiten nuestra Nochevieja, de que solo se acuerdan de nosotros al hablar de corrupción, etcétera, etcétera. «Cuerpo de Élite» se sirve de los estereotipos para hacer reír; cierto que el más exagerado es el personaje del valenciano pero el fallo es más bien que al resto les falta potenciar su acento o peculiaridades. Cristina Castaño podría ser asturiana o de Valladolid. Los gallegos se lamentan de que siendo de Lugo, haga de madrileña. Por una vez que hemos sido escogidos entre 5 de las 17 comunidades autónomas, no seamos tan susceptibles. Detrás de la ficción está Fernando Bovaira, que además de ser de la Vall d´Uixó, ha producido series como «Crematorio» y las películas de Amenábar.

Las bromas sobre cómo somos en las distintas regiones son recurrentes porque funcionan. Recordemos los apellidos vascos que dieron lugar a la también muy exitosa «Allí abajo». El mismo día del estreno en Antena 3, casi un millón de personas vieron «Ocho apellidos catalanes» en Cuatro.

Por favor, solo pedimos que cuando el bakalaero invite a sus colegas a una paella un domingo sean más cuidadosos y no tengamos que ver uno de esos arroces con cosas que cenan los turistas por doquier.

Compartir el artículo

stats