Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enamorados

No soy de aquellos que se dejan llevar por romanticismos prefabricados, y siempre he creído que este socorrido Día de los Enamorados, pese a su tradición histórica en la figura del santo martir Valentín, fue un invento de unos grandes almacenes como reclamo comercial. Aún así, enamorados los hay, que duda cabe, como el famoso «leñador» Sergio Ramos y su sosaina mujer, Pilar Rubio, que ya van por el tercer hijo, lo que demuestra que el aguerrido repartidor de leña del Real Madrid remata muy bien en todas las áreas.

«Y sin embargo, te quiero», es una frase harto repetida entre las parejas enamoradas tras algún disgustillo pasajero. Pero también es un espectáculo que un enamorado del teatro, Sento Blay, está preparando y dirigiendo para su estreno en el teatro Municipal de Algemesí el próximo sábado 24 de este febrero. Un musical de coplas con artistas como Aurora Frías, Eva Santamaría, Ana María Abril, Carlos Vargas y Pascual Andreu, que se las saben todas. Contará con el Ballet Clásico Español que dirige Marieta Romero y orquesta dirigida por José Madrid. Si se le llama «el musical de los sentidos» por algo será...

Los enamorados también incurren en la infidelidad, aunque alguno de ellos no se enteren nunca. Y de ello trata la divertidísima comedia de Marc Camoletti que se está representando los fines de semana en el Teatro Flumen «No te vistas para cenar». Una trama con mas enredos que la actual política valenciana, pero que sale a carcajada por minuto. Y una gran actriz, Isabel Gaudí, de extraordinaria vis cómica, junto a José Sáiz, que también produce y dirige, y Alberto Vázquez, Helena Font y Paula Bares. Altamente recomendable para los enamorados, los casados y aquellos otros que todavía son felices.

Las fechas caprichosas han fundido este año los carnavales con los enamorados en celebraciones casi conjuntas, lo que hace que algunos se disfracen de enamorados y den el tipo. Y un tanto de carnaval resulta la obra «Esto no es la Casa de Bernarda Alba», que presentará el Teatro Principal el próximo jueves en la que el autor, José Manuel Mora, remeda la obra de Lorca interpretando hombres los papeles de mujer. Eusebio Poncela ve de Bernarda y nadie es lo que parece. Al fin y al cabo, el teatro siempre ha sido un carnaval con ocultación de la personalidad.

El pasado viernes apareció, al fin, Lolita Flores para presentar en rueda de prensa la comedia de Laurent Ruquier «Prefiero que seamos amigos» que junto al actor Luis Mottola pondrá en el escenario del Talía el Día de San Valentín para los enamorados y los otros. La buena mujer se disculpó por su ausencia anterior y mostró su excelente sentido del humor en simpáticas respuestas. El título es, precisamente, esa frase que supone la ruptura de una esperanza de amor, cuando a uno le dicen la fatídica sentencia de «prefiero que seamos amigos». ¿Quien no la ha escuchado alguna vez de la persona amada?

A Lolita le pregunté si en la obra, donde, enamorada, intenta seducir a Luis, se puede ver a la Lolita más sensual. Y respondió bromeando, pero muy en serio, que «se puede ver a la Lolita más ridícula». También quise saber si, generalmente, el público siente más interés por Lolita que por la comedia. Dijo que puede ser así, y que en esta obra es más Lolita Flores que en cualquier otra. Y cuando le dije si su papel en «Tu cara me suena» estaba sujeto a las exigencias de un guión, la hija de La Faraona respondió que «nada de eso, ya que cada cual hacemos lo que se nos ocurre libremente en el programa». Y me sorprendió cuando dijo que «Ángel Llácer es una gran persona, entrañable y le quiero muchísimo». ¡Oh, sorpresa! ¡Quien lo hubiera dicho del patético rey de los disfraces aún sin ser carnaval!

Compartir el artículo

stats