Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apretar y no distraerse

Hay que apretar y no distraerse. La frase la pronunció el miércoles Mateu Alemany y a mí me viene como anillo al dedo para, extraerla del contexto que él la utilizó (para evitar pronunciarse respecto a las renovaciones de Marcelino y Parejo), y emplearla para recordarle al Director General que, en el tema del estadio, hay que apretar y no distraerse. El Nou Mestalla, o simplemente la maltrecha estructura de la Avenida de las Cortes Valencianas, parece que se le atraganta a unos y otros. Alemany solventó con un «se están dando los pasos adecuados con el timing correcto» y con un «es uno de los grandes temas que preocupan a la entidad», el problemón. Yo, al margen de cómo vaya la documentación y los trámites pertinentes, solo sé que ahí está la mole, parada desde febrero de 2009, mientras los aficionados del Atlético ya disfrutan de las comodidades que les ofrece el Wanda Metropolitano, los del Athletic del nuevo San Mamés y los de Espanyol de Cornellà-El Prat.

El ambicioso sueño de Juan Soler se transformó en un problema para Agustín Morera, Vicente Soriano y Javier Gómez; un rompecabezas para Manuel Llorente y Vicente Andreu; y toda una pesadilla para Amadeo Salvo y Layhoon Chan. Ahora, doce años después de la majestuosa presentación realizada en el Museo Príncipe Felipe, es Anil Murthy quien debe, siguiendo los consejos de Alemany, apretar y no distraerse.

Compartir el artículo

stats