12 de marzo de 2018
12.03.2018

Demonios prêt-à-porter

12.03.2018 | 19:37
Demonios prêt-à-porter

Belcebú genital: "El demonio ha metido un gol a la causa feminista desde las propias filas", declaró el apasionado de los medios de comunicación de masas, obispo de San Sebastián, Jose Ignacio Munilla; sobre el que dictaminan los curas de su diócesis: "Se está convirtiendo en una especie de obispo feudal", ("el periodista digital", 14/10/2017). Bueno, malo es la dicotomía instalada por apolillados fantoches. El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada y magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Andalucia, Juan J. Ruiz Rico (ex PSOE), instructor de parte de las diligencias del caso Guerra; en "El sexo de sus señorías", informa que según "la sentencia 26.9.1967 se llama nefando vicio" a la homosexualidad. Ruiz Rico, buceando en la Historia apunta que: "los Reyes Católicos ordenan en 1497 que el culpable de este delito, no digno de ser nombrado, fuera quemado en llamas de fuego, perdiendo todos sus bienes que pasarían a la Cámara Real", ¿cómo no? El mismo autor rememorando acciones legales más recientes, del siglo veinte, informa que: "En las resoluciones judiciales afectantes al sexo el tiempo se mide a través de estas dos coordenadas: 1. Se peca generalmente de madrugada y en algunos casos especiales a plena luz del día. 2. Hay pecados de día laborable y otros, mucho más graves, de fiestas de guardar y otros diversos fastos. Perdónenme, pero sigo hablando en serio. Según las sentencias consultadas, en las horas intermedias no se peca". ¿Pecar como término judicial?

"La situación de mi doble personalidad volvía a crearme problemas al tener que cruzar la frontera de Francia a Italia con papeles de hombre. El día 1 de abril de1965 mi madre me llamó por teléfono para decirme que había llegado la documentación en la que se me reconocía como mujer. Hasta la Iglesia me cambió el acta de bautismo, cosa rarísima, por no decir única". Relata Carla Ángela Follis, en su biografía, ("De niño a mujer", Pilar Matos).

Maligno manipulador: "Durante veinticinco años la sociedad valenciana no ha querido saber nada de lo que sucedía a su alrededor", afirmaba el periodista setabense, premio Libertad de Expresión, Ferran Belda, en la charla coloquio sobre periodismo celebrada en el Aula Magna, en conmemoración del décimo aniversario de la Asociación Amigos la Nau Gran; añadiendo: "El valenciano ha ido con anteojeras", refiriéndose al cerco informativo y económico que durante muchos años se ha llevado a cabo. Posturas y declaraciones incómodas de Belda, motivaron que el entonces presidente del Gobierno Jose María Aznar (PP), comentase al editor: "No te pediré su cabeza, pero agradecería un gesto". En su alocución incorporó un aforismo harto descriptivo: "En la selva solamente sobrevive la especie bien informada". Por su parte, la redactora Laura Ballester (lady baliza, Laura la del metro), hizo hincapié en la necesidad de: "Inocularnos el virus del ansia por conocer más"; por su parte el filósofo José Manuel Alcañiz, presentador del acto, confesó: "Muchas veces los periodistas hemos sido la voz del amo", y Bernardo Guzmán (Cadena Ser), también integrante de la mesa de debate, afirmó: "Más que nunca hacen falta filtros".

El leviatán manipulador no hace ascos a ningún espacios de influjo. El petróleo y las fuentes de energía alternativas y novedosas, son germen de colosales intereses que atropellan cualquier concepto, incluida la ética expuesta por Marañón que puntualiza: "Ni las leyes mejores son útiles cuando las aplica un juez estúpido o malintencionado", ("Vocación y ética y otros ensayos"). Luzbel , cuyo solaz es el inframundo de la codicia ilimitada, está presente en el libro del periodista de investigación, Paul Roberts, "El fin del petróleo": "Nuestros amigos de Exxon Mobil, prefieren esconder la cabeza bajo tierra, me dijo un alto ejecutivo de una compañía petrolera con sede en Europa y con un gran compromiso en la energía renovable. Pero no perderán nada. Exxon Mobil es la compañía más grande y rentable del mundo y cuando aparezca la nueva economía energética, simplemente podrán conseguir la parte del nuevo mercado que quieran. Pero no van a forzar su presencia antes de hora". Manipulación brutal. "La mayor empresa del mundo usa su filial española solo para ahorrar impuestos. Exxon, al igual que otras multinacionales, ha encontrado en España su particular paraíso fiscal", ("El Pais", 27/02/2011). ¿España paraíso fiscal?

Satanás mortal. "Ningún animal muere por sí mismo, ni inventa armas para su destrucción"(excepto el homo), versificaba el extinto fundador del grupo Bulto: Pep Buigues Rocher, en el poema número ocho, leído en la sala de exposiciones del Octubre (Centro de Cultura Contemporánea), entre obras del pintor Paco Munyoç: "Universo paralelo". La irremisible desaparición del ser humano se ha rodeado de rituales acordes a creencias inculcadas y negocios. De la muerte nadie escapa. "Los organismos como el nuestro están efectivamente diseñados para envejecer y morir, porque nuestras células están programadas por sus genes para que vayan experimentando gradualmente esos cambios que denominan envejecer. Par bien de las especies (incluida la humana) lo mejor es que los viejos se mueran para que los jóvenes puedan vivir. ¡y perdonen!". Con estas frases el profesor de bioquímica, Isaac Asimov, redacta el epílogo al libro con la colección de preguntas formuladas por lectores de su sección en la revista Science Digest. Pero morir cuesta dinero. Solo para familias sin recursos o cadáveres no reclamados, los ayuntamientos suelen contar con ayudas. "Los herederos tienen la obligación legal de hacerse cargo del cadáver, de su entierro y de las gestiones" apuntan las aseguradoras, que mediante invasivas campañas de marketing, acosan a futuros consumidores de sus ineludibles gestiones funerarias. Este luzbel merece capítulo aparte.

En el siglo dieciséis, escribe Javier Navarrete Varela, "la costumbre de capturar demonios como serviciales asistentes perduró convirtiéndose en una moda entre los miembros de la nobleza y la alta burguesía", de tal manera que tal como expuso el erudito Jean Wier, se generó "un lucrativo negocio de diablos embotellados".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook