Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Flamencos

No solo son esas aves neognatas de largo pico curvo y pluma rosada, que se tienen con solo una de sus dos patas. Tampoco son esos flamencos belgas que acogen entre sus alas separatistas al prófugo Puigdemont. Me refiero al flamenco español, ese género de canción y cancioneros que ayean entre cuerdas de guitarra y golpes de cajón. Pero flamencos en España somos todos. Y chulísimos. Ahí están, por ejemplo, Pedro Sánchez, «El guapo», Pablito de las Iglesias y el mismísimo «Juanito de Manresa».

Y entre los flamencos del cante, el más y mejor, según los entendidos, es Miguel Poveda, ese catalán andaluz que se lleva la palma flamenca. En mayo aparecerá su nuevo disco, Enloquecido, que dedica a García Lorca, y en junio iniciará una nueva gira, si bien no recalará en Valencia hasta el 20 de octubre, según se ha apresurado en anunciar Emotional Events, la empresa que lo traerá al Palau de les Arts. Es de esperar que le vaya mejor a Poveda en esta ocasión, ya que en su última actuación en València, el 25 de febrero del pasado año, solo consiguió llenar poco más de la mitad del aforo del Palau de Congressos, debido al alto precio de las localidades.

Tampoco se llenó el teatro Talía con los flamencos que presentó el pasado miércoles, pese a actuar el cantaor Kiki Morente, hijo del añorado Enrique Morente, y hermano, por lógica, de la gran Estrella, colaboradora en la producción del primer disco de Kiki, Albaycín. Le acompañó a la guitarra el flamenco David Carmona, que también interpretó obras de su disco Un sueño de locura, con un sonido limpio y unos zapatos sucios, que así no se debe salir a un escenario. De rancio abolengo flamenco, dieron un buen recital ante un público escaso, pero entusiasta.

Más flamencos pasarán por el Talía, como quedó dicho el pasado viernes con la presentación del ciclo Panorama Flamenco 2, a celebrar en ese escenario. Será la conocida bailaora Belén López la figura más destacada, pues ha sido primera bailaora de «El Corral de la Morería». Con ella, el arte de Ulises Pistolo y el cantaor Kiko Cortés en Flameno armónico, que con el cante humorístico de Tony Domínguez y David y Carlos de Jacoba se irán sucediendo de abril a julio para gusto y regusto de los flamencos valencianos, que son muchos. Al terminar la presentación el viernes, éstos artistas presenciaron en el Ayuntamiento el alucinante «Martillo de Thor» que La Alpujarreña hizo estallar en la plaza en forma de «mascletá». Y como son flamencos, sobrevivieron. ¡La que nos espera a todos esta semana fallera compartiendo espacio y tiempo con las masas humanas!

Hubo cena de bocadillo axilar en la Casa del Artista de València el pasado jueves, convocada por su vicepresidenta Clara Esmeralda. Allí estaban los flamencos de cante y copla Luis Escudero, Pepe Badajoz, Arantxa Pons y María José Sanmartín, con la maestra Ana María Abril, que canta copla y todo lo que le echen. Otros artistas eran el roquero Emilio Solo, las vedettes en activo Sonia Armela y Lola Viar y en pasivo, como María José Cinta y Mari Cruz Muñoz, más las hermanas Manoli Alba y Rosa Montañés, que brillan como la mismísima brillantina.

Humoristas como Paco Calonge y Michel, melódicos como Tony Visiedo, Pedro Sendra o Andrés Aranda y cantantes como Emi Álvaro, Mariantxu, Ross y Merche Moreno, más el empresario Emilio García. Todos se alegraron de encontrarse, al menos en apariencia, y Clara Esmeralda les animó a presentarse a las elecciones para nueva junta directiva a celebrar en mayo próximo. La Casa del Artista, creada para ayudar a los artistas necesitados, precisa de ayuda para sobrevivir, según aclaró Clara, «porque l´Ajuntament, Diputaciò y Generalitat le retiraron las subvenciones con que contaba». Cosas del cambio de flamencos en la administración...

Compartir el artículo

stats