Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mezclar las cosas

Ya sé que no me van a creer, pero esta columna también es de moda. Cuando el feminazo del 8 de marzo, Inés Arrimadas, consciente de que una parte del mujerío sublevado mostraba impúdicas tendencias anticapitalistas, dijo que «eso es mezclarlo todo», lo que quiere decir que ella ya ha elegido otras alianzas para la conquista del poder, o sea de las portadas del periodismo de ingles y bautizos: Elizabeth Arden, Coco Chanel, Giorgio Armani y Carolina Herrera (léase Kaoulina Eueua). Si la realidad no le agrada, tenemos otras a su medida: le parecerá que mantener el sistema de pensiones es una propuesta de radicales.

Aún le queda mucho por aprender a Inesita. Al menos de Christine Lagarde, que avanza con paso firme de sesentona gracias a unas piernas estupendas. Unas buenas piernas son lo mejor para el amor y la guerra. La señora Lagarde compareció, como sus antecesores en el FMI Rodrigo Rato y Dominique Strauss-Kahn, ante un tribunal por haberle regalado a Bernard Tapie (un empresario al estilo de Florentino Pérez) más de 400 millones de dinero público. Y entonces se comprobó la capacidad neurotóxica, deletérea, de un buen modelazo de Chanel (los preferidos de doña Christine), pues los jueces le declararon culpable, pero sin la obligación de cumplir la pena «porque hacía frente a una grave crisis mundial» (o sea, que no llegaba a fin de mes, como Esperanza Aguirre) y «por su reputación internacional».

Los jueces franceses aplicaban la doctrina Cristina, que significa que todas las rubias son tontas y si no son rubias pero están donde deben, no quieren, como Inés, «mezclar las cosas». Por otra parte, y desde el siglo XVIII, no ha habido tribunal francés que se haya atrevido a proclamar la inviolabilidad de una persona en función de su relevancia, pero ya ven que ahora sí pasa. Madame Lagarde dice que la guerra comercial de Donald Trump será mala para los trabajadores, pero hasta hoy había paz y mucho bisnes y también era malo para los trabajadores, a ver si el perjuicio (selectivo) va a ser como Dios y está en todas partes.

Compartir el artículo

stats