Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maite Mercado

Teletransportación

El recuerdo de las vacaciones de Semana Santa todavía no quiere esfumarse y qué mejor manera de mantener vivo ese regusto que viendo «Viajeros Cuatro», el programa que se estrenó la semana pasada y este miércoles presentaba la sugerente Beirut. El formato presenta pocas novedades respecto a «Callejeros Viajeros», el espacio que quiso conservar la esencia de «Callejeros» en su vertiente internacional de periodismo de viajes.

Todos los sábados por la mañana repiten tres episodios de los 205 que se emitieron desde 2009 a 2013 en Cuatro. Los veo a menudo, son frescos, bien editados, con ritmo y muestran sitios interesantes. Me pasa lo mismo con «Españoles en el mundo», aunque estos los reponen de madrugada y no son horas.

Con nuevas caras, «Viajeros Cuatro» es solo una actualización y de hecho vuelve dirigido por el mismo Nacho Medina, el creador del original que quiere mostrar destinos sorprendentes «como no se han visto hasta ahora para que el espectador tenga incluso la sensación de olerlos». Así fue en la fascinante y diversa capital del Líbano, en la que recibe al reportero un joven habitual del gimnasio casado con una catalana al que regalan un par de fuets. Se siente poco árabe -«somos fenicios»- y muy español, con su torito en el llavero y un enorme tatuaje del rostro de 'La más grande', Rocío Jurado, en el brazo. Hasta allá no ha llegado el procés. A su mujer, maquilladora, la ciudad le recuerda al barrio gótico de Barcelona pero con «rollo oriental». Ella nos habla del culto a la belleza, la coquetería y el lujo extremo, pero hay tiempo para otras realidades: una de las protagonistas trabaja en una ONG ayudando a los cientos de miles de refugiados sirios y acompaña al reportero a una de las casas de acogida. En el barrio armenio, conocemos a Nur, una chica que estudió hostelería en València y aprendió español escuchando música, sobre todo las canciones de su adorado Pablo Alborán.

Las cifras del estreno no fueron demasiado buenas, con un 6,6 por ciento de cuota de pantalla, pero superó al resumen del Roma-Barça en La Sexta. Este segundo ha ido peor, bajando a un triste 4,9 con la final de «Got Talent» y con el pospartido del agónico Real Madrid-Juventus de su rival directo, con el que no pudo esta vez. Es difícil que los viajeros brillen en el competido «prime time» pero siempre se dejan ver con agrado para teletransportarte a otros lugares sin necesidad de experimentos cuánticos.

Compartir el artículo

stats