14 de mayo de 2018
14.05.2018

FuGas

14.05.2018 | 20:51
FuGas

"Nuestros gobiernos no lo entienden", refirió con rotundidad Avelino Corma, profesor e investigador del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, agencia estatal que por primera vez, desde el año pasado, cuenta con una mujer en su dirección), al reivindicar apoyo al conocimiento. En la conferencia celebrada en el Aula Magna del Centre Cultural La Nau, el ex rector de la Universidad de Valencia Francisco Tomás, haciendo de presentador, afirmó. "Será nuestro Premio Nobel", refiriéndose al ilustre moncofense, el cual aseveró "Nuestro sistema no está pensado para ser competitivo". Y así es, no hay nada más que constatar la pifia que comete el engranaje oficial con su desprecio absoluto hacia personal investigador y los adelantos científicos; en el primero de los casos los cerebros tienen que emigrar, y en el segundo, los hallazgos son adquiridos por otras naciones. Trabajos como los referidos a catalizadores (Zeolite, catálisis por zeolitas);"En los que hemos trabajado durante treinta años. En España no lo quisieron. Se lo licenciamos a una empresa de Dinamarca. Después de siete años, entra en aplicación industrial". No sin cierta decepción en el tono de voz, Corma confesó que con otro de los prototipos pasó tres cuartos de lo mismo: "En España no produjo el más mínimo interés. Se lo licenciamos a una compañía holandesa que luego lo vendió a EE.UU.", país cuyo tejido empresarial admira por "la sinergia total entre empresas".

El gas natural es pieza fundamental en el futuro energético. Es posible su almacenamiento y traslado en notables volúmenes. Gas importado (GNI) desde países proveedores como Rusia (Gazprom), China (Petrochina), Irán, Venezuela, Argelia, Bolivia, Egipto, Catar, Guinea Ecuatorial, Nigeria, Trinidad y Tobago y Emiratos Árabes. Sabios como Corma se afanan por la consecución de una energía más limpia mediante un método más barato. El gas "brinda numerosas opciones paras sistemas energéticos de transición, así como formas completamente nuevas de considerar la electricidad y su distribución", apunta el periodista y escritor estadounidense Paul Roberts, el cual añade que mediante turbinas de gas se propicia que "comunidades pueden convertirse en generadores de electricidad comprando gas en lugar de electricidad a los proveedores", en sustitución a las redes centralizadas. Con pequeñas turbinas de gas los coches híbridos (gas y electricidad), minimizan la contaminación "mientras aguardamos a la economía del hidrógeno, combustible básico". La web "El Insidioso" en un artículo datado en noviembre del dos mil dieciséis, sobre el libro de Roberts: "El fin del petróleo", apunta que, "en opinión del autor (Roberts), el gas natural licuado (GNL), es la opción más viable".

En la religión económica en la que todo se reduce a dinero, el planeta es pelota que viaja de un tejado a otro sin tocar suelo, chutada por intereses de magnates tejedores de un productivo embrollo financiero en el que se amaga la corrupción energética, como en el famoso caso ENRON: "Si California (la quinta economía del mundo, cuyo PIB es tres veces el de España.) no paga, habrá apagones". En la película documental del director Alex Gibney "ENRON, los tipos que estafaron a América", captaba declaraciones sobre "el poder mágico de la liberación, sobretodo en la industria del gas natural". En España, el proceso de liberalización del sector del gas se inició en mil novecientos noventa y ocho con la publicación de la Ley de Hidrocarburos tal como informa la web Nedgia (Grupo Gas Natural FENOSA). Política y negocio cogidos de la mano, decretan actuaciones comunes en el modus operandi de estratégicos peones, a quienes tan sólo se les exige inacción para que el resultado sea efectivo y favorable.

Corma trabaja porci el logro de soluciones de cara al desafío energético en el corto y medio plazo; enfatizando el aumento de la utilización del gas natural y las renovables para afrontar los problemas que se avecinan para el dos mil treinta y cinco, año cuyas previsiones de parque móvil mundial alcanzan la cifra de unos dos mil, o dos mil quinientos millones de vehículos. "Los humanos somos excelentes creadores de problemas, pero también solucionadores, mediante ciencia y tecnología", confiesa esperanzado. Ciencia reivindicada por otro notable, el doctor en Filosofía y premio Lluìs Guarner 2017: Antonio Ferraz Fayos, en cuya alocución, en el aula de la Biblioteca de San Miguel de los Reyes, recalcó la importancia que tiene la Ciencia en el Humanismo, "La Filosofía y la Ciencia están intrínsecamente unidas por sus esencias; un nuevo Humanismo coherente con nuestro tiempo tiene que integrar la Ciencia". Ferraz Fayos, erudito verdadero, y no de esos elegidos ¿cómo, y por quién? para integrar comités y otras gangas; también denunció el desdén administrativo hacia el alumnado científico: "Que nuestros estudiantes no tengan que ir a investigar a laboratorios extranjeros"; a lo que Carmen Amoraga Toledo, en su turno de discurso, apostilló con la cantinela: "Estamos trabajando para que nuestros talentos no se tengan que ir fuera".

ENRON, manipuladores del parqué bursátil, fue el gran fraude energético que dejo en la calle a treinta mil empleados, gran parte de los cuales invirtieron sus planes de pensiones en accionariado de la empresa sufriendo la congelación de sus cuentas de jubilación, mientras los jefazos retiraban su dinero. FENOSA, empresa privada española y la citada ENRON, en el año dos mil dos, se aliaron en la República Dominicana. En el año dos mil dieciséis, GIP (Global Infraestructure Partners) se hizo con el 20% de FENOSA. En dos mil doce "El Periódico" difundió un artículo que decía: "Christopher T. Mahoney (ex alto cargo de Moody´s, agencia de calificación de riesgo), en un artículo en la web Project Syndicate, advierte de que el de España es un caso perdido. España no es Uganda, es ENRON. En alusión al famoso sms que Rajoy le envió a Luis de Guindos (actual vicepresidente del Banco Central Europeo): Aguanta somos la cuarta potencia de Europa. España no es Uganda"; en el mismo texto se añade: "muchas de las empresas y países en crisis tienen en común trayectorias de crédito en alza, las crisis de crédito son como esquemas Ponzi (estafa piramidal), en los que los países deben pedir continuamente dinero prestado".

Desde el libro escrito por José M. Hermida "Esta empresa es una ruina", salta a la actualidad una martingala intemporal: "La Junta de Accionistas de Hidro-Nitro (productos químicos), del 22 de abril de 1978, se pareció a una pelea de gallos. Los accionistas franceses de la empresa del grupo PUK, Pechiney Ugine-Kuhlman), querían obligar a que el presidente de la empresa Juan Miguel Villar-Mir (fundador de OHL compareciente en la comisión de investigación sobre la financiación del PP), cesase en su cargo. Poseían el 40% de las acciones y al tener asegurado un 12% más de otros accionistas; lograban la mayoría. Pero no fue así. Villar-Mir se limitó a restar de los votos contestatarios franceses el 75%". Los franceses acudieron a los tribunales. Y Villar-Mir declaró: "Necesitamos mucha electricidad. Y la electricidad es un sector estratégico, y los sectores estratégicos, un servicio público, la ley dice que los extranjeros no pueden tener más que el 25% de las empresas de este tipo". "Pero al Ministerio de Industria no le gustó demasiado el argumento mediante el que Hidro-Nitro se había convertido de golpe en una empresa eléctrica. Cuando los de PUK creían que todo estaba arreglado, se encontraron con que sólo tenían el 25% de la empresa, porque el resto de las acciones ¡había sido vendido!".

"No sé qué podré parecerle yo al mundo, pero tengo para mí que no he sido un muchacho que juega a la orilla del mar, que se distrae de cuando en cuando en encontrar un guijarro más liso o una concha más bella que las habituales, mientras el gran océano de la verdad se extendía ante mí aún por descubrir", confesó Isaac Newton a un amigo poco antes de morir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook