17 de mayo de 2018
17.05.2018
EL COMENTARIO DEL TIEMPO

Los fríos matutinos del horario estival

17.05.2018 | 00:07
Los fríos matutinos del horario estival

Llevo algunos días escuchando a la gente quejarse de frío por las mañanas a pesar de que estamos metidos ya en la segunda quincena de mayo. En la costa podemos hablar de fresco, pero en los pueblos de interior directamente de frío, con valores mínimos por debajo de los 5 ºC y, en algunos casos, incluso de heladas tardías. Hemos tenido un largo periodo en el que no ha dejado de entrar aire frío del norte sobre España y los termómetros no terminan de despegar, a pesar de que otros años, a estas alturas de mayo, ya nos habíamos quejado de calores impropios de la primavera. Ese aire fresco es una de las claves, pero la otra es el horario de verano, que tenemos en vigor desde el último domingo de marzo, y con el que en la práctica vamos adelantados dos horas respecto al ritmo del Sol. Si disfrutamos del primer café de la mañana en una terraza cuando el reloj marca las 9, se nota. Realmente son las 7 en horario de Greenwich, que es el que en nuestra zona más se acerca en conjunto al tiempo solar y al mediodía local real. Y esas dos horas de diferencia, unidas al aire frío de las últimas semanas, son las que explican que andemos más destemplados de la cuenta cuando salimos de casa a primera hora y que las tardes sean mucho más cálidas que las mañanas. Pasa todos los años, pero éste, además, ha coincidido con la larga situación atmosférica que ha traído a España fríos y nieves tardías. Lo cierto es en abril y mayo, la mayoría de los años, la calle se convierte en una galería multicolor en la que hacemos gala de toda clase de ropa: gente con chaquetones deambulando junto a chavales en manga corta y, también, los más inteligentes, que ya saben que la primavera es época de capas, de las que hay que irse despojando según pasan las horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook